cañizares. guitarrista

"Al-Ándalus' se mueve mucho en el nivel de las emociones"

  • El artista regresa al Gran Teatro el próximo sábado para interpretar su concierto de homenaje a Paco de Lucía junto a la Orquesta de Córdoba

  • Prepara un disco de guitarra flamenca sola

Cañizares, un guitarrista de referencia. Cañizares, un guitarrista de referencia.

Cañizares, un guitarrista de referencia. / Amancio Guillén

Cañizares protagonizará la primera cita flamenca del Festival de la Guitarra, donde presentará el próximo sábado (Gran Teatro, 21:00) junto a la Orquesta de Córdoba, dirigida por Lorenzo Ramos, su concierto Al-Ándalus, en homenaje a Paco de Lucía y que cuenta con orquestación de Joan Albert Amargós. Cañizares (Sabadell, 1966) compartió escenarios con el guitarrista de Algeciras durante una década.

-¿Qué le llevó a plantearse este proyecto?

Paco de Lucía era una persona sabia, y más desde el punto de vista de mi juventud; era un amigo"

-Fue un proyecto que me encargó la Orquesta Nacional. Una idea que surgió con el maestro Josep Pons, su director, estando los dos en Holanda. Me propuso escribir un concierto para guitarra y orquesta. Ahí empezó. La Orquesta Nacional me encargó el concierto y pasó lo que nadie quería, el trágico fallecimiento de Paco, mientras yo estaba en plena composición de la obra. Al enterarme de la noticia se me vino todo abajo. Todo eran recuerdos de Paco y los diez años vividos con él. No podía componer una nota que no llevara un recuerdo hacia él. A raíz de ese sentimiento y de ese dolor, de esa nostalgia, fui componiendo el concierto para el maestro y amigo, con el que pasé diez años no solo de conciertos sino de convivencia, el día a día, viajes, estudios de grabación, teatros...

-¿Cómo se reflejan musicalmente esos sentimientos?

-He querido hacer un concierto muy transparente, muy sencillo. ¿Qué puedes componer cuando estás en ese estado? Te sale lo más llano y lo más natural que hay en ti en ese momento, la tristeza y los recuerdos de alguna chispa de alegría, que también aparecen. Al final del concierto, en el tercer movimiento, hay un guiño a varios temas de Paco: me parecía que era oportuno que estuvieran ahí. Al-Ándalus se mueve mucho en el nivel de las emociones. El segundo movimiento es como una marcha fúnebre, me recordaba cuando porté el féretro de Paco junto a otros compañeros desde el Ayuntamiento hasta el cementerio. Todos esos sentimientos y esa emoción están reflejados en el segundo movimiento. Es una música muy sincera, muy sencilla en ese sentido; no quiere decir que no sea compleja técnicamente. Sencilla en el sentido de la emoción. Es muy directa.

-¿Cómo fue su descubrimiento de Paco de Lucía?

-Ya ni me acuerdo, hace tantos años... En casa siempre se ha escuchado la guitarra. Yo empecé a tocar con seis años y entre los primeros discos que escuché estaban los primeros de Paco. Haber vivido con esos discos, también los que grabó con Camarón, que fue una época de mucha luz en el flamenco, haber vivido eso y empezar a tocar esos solos, esas cosas de tanta calidad, me ha hecho tener una profesión sólida, un oficio sólido, porque no he aprendido de retalitos sino que he ido directamente a la fuente. En aquella época, prácticamente todo lo que tenías que aprender era de oído, con una cinta, la maravillosa época de las cintas. Te la ponías y era tu oído el que elaboraba todo, el que tenía que sacarlo todo. Eso te curte, te da mucho camino.

-¿Queda algo por decir de Paco de Lucía, algún aspecto que haya pasado desapercibido o permanezca más oculto?

-Se han dicho muchas cosas. Era una persona muy honesta y muy sencilla. Valoraba mucho el contacto personal. Me dio consejos no solo en el aspecto musical, en el que me dio muchos, sino también en el personal. Cuando fui con él yo tenía 23 años y a esa edad tienes problemas que no sabes resolver. Él era una persona sabia, y más desde el punto de vista de mi juventud. Eso me hizo sentir mucha intimidad con él. Era un amigo.

-¿Por qué llama al concierto Al-Ándalus?

-Muchas veces habíamos hablado de la música árabe, que tanto le gustaba. En Algeciras se escuchan muchas emisoras de Marruecos y toda esa cultura tiene mucho que ver también con el flamenco. En todo ese mosaico de culturas que hay dentro del flamenco la referencia de Al-Ándalus resulta fundamental, junto a toda la cultura autóctona que ya tenía el pueblo andaluz. Esa integración ha creado desde mi punto de vista la música flamenca. Por eso le puse Al-Ándalus. Está dedicado a una cultura que a Paco de Lucía le gustaba muchísimo y que vivió de cerca.

-Vuelve a tocar con la Orquesta de Córdoba, con la que abrió el Festival de la Guitarra de 2008...

-Es una orquesta muy profesional, tiene muchas ganas de crear cosas nuevas, de ofrecer algo diferente y que sorprenda al público en el buen sentido. Eso siempre es maravilloso porque yo también soy una mente inquieta, siempre con la cabeza de un lado para otro, pensando en música y en cómo sonar diferente y hacer cosas que me sorprendan a mí mismo.

-En el festival también va a dar un curso. ¿Cómo lo ha planteado?

-Voy a hacer un repaso de las técnicas que para mí son importantes en la guitarra. Va a ser un curso de mucho trabajo en el que el alumno va a estar continuamente tocando la guitarra. Un taller en el que voy a ofrecer una partitura con tablatura para todos los alumnos y un vídeo en el que toco los ejercicios y estudios que vamos a trabajar para que los alumnos puedan estudiarlos posteriormente. Soy profesor de la Escuela Superior de Música de Cataluña y siempre quiero que los alumnos se lleven algo positivo para casa, algo que sea fructífero para sus vidas y que puedan aprovechar para tocar mejor la guitarra y para ser más felices, en definitiva, en lo que es importante para ellos.

-¿En qué momento de su trayectoria se encuentra y qué proyectos tiene? Ha publicado recientemente su trilogía dedicada a Granados, después de revisar también a Falla, las sonatas de Scarlatti e Iberia de Albéniz. ¿Algún otro compositor bajo el foco?

-Como sabes, mi serie Por Cañizares está centrada en compositores que se han fijado en el flamenco, en nuestra música popular, para inspirarse en muchas de sus obras. Hay muchos compositores españoles y no españoles que lo han hecho. Yo les dedico esta serie para hacer su música a través de nuestra guitarra flamenca, al igual que ellos en su día se fijaron en nuestra música, nuestros instrumentos y nuestra forma de hacer para inspirarse. Supone devolverles ese gesto que tuvieron con el flamenco. En esta clave, otros compositores en los que cabe fijarse son Turina o el Padre Soler. Y más allá de esto, estoy componiendo un disco flamenco, un disco sencillo, sin mucha instrumentación, un disco de guitarra. Te dije antes que empecé a los seis años a escuchar los discos de Paco de Lucía y a trabajarlos y ahora estoy en una época en la que quiero retomar esa vía, que se quedó un poco ahí parada, del solo de guitarra. Recuperarlo para mí, porque me apetece. En la tristeza del duelo por Paco, en la que todavía estamos, estoy escuchando mucho sus discos nuevamente, refrescándome, recordando dónde nací musicalmente y de dónde viene el solo de guitarra. Me apetece mucho componer y ampliar el repertorio de guitarra flamenca sola. Pienso en el guitarrista que se sube solo a un escenario a tocar. Los clásicos lo hacen, se tiran una hora y media tocando solos porque tienen repertorio, pero en la guitarra flamenca no hay tanto repertorio para guitarra sin acompañamiento, sin palmas... Ahí creo que se podría ir creando todavía mucha música. Me apetece hacer un disco lo más sencillo posible. A nivel compositivo es todo un reto y me crea la sensación de que es importante superarlo. Es una lucha conmigo mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios