Una tormenta deja sin luz la isla hawaiana en la que Obama y su familia pasan la Navidad

  • La empresa eléctrica instaló un generador en la residencia del presidente electo en Oahu

Los casi 900.000 habitantes de la isla de Oahu, incluidos el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, y su familia, que están allí de vacaciones, pasaron la noche del sábado a oscuras después que una tormenta causara un apagón, según informaron ayer las autoridades de las islas Hawai (EEUU).

La estación KGMB de la televisión de Honolulu señaló que el apagón comenzó al atardecer, cuando cesó el suministro en cuatro líneas principales de transmisión desde Usina Kahe, y que unas dos horas más tarde se cortó en Makakilo y Kapolei y zonas de la costa de Waianae.

"El momento no podía haber sido peor", añadió la televisión local. "Los centros comerciales estaban repletos de público y las carreteras llenas con el tránsito de las fiestas", apostilló.

Las autoridades aconsejaron a los ciudadanos -unos 800.000 residentes además de miles de turistas- en la isla, que es una de las medianas del archipiélago de Hawai, que permanecieran en sus casas y restringieran el uso de agua potable. Los portavoces de la empresa Hawaiian Electric indicaron que los apagones empezaron a afectar varias zonas de la isla al atardecer después de una tormenta con rayos. Entre las áreas afectadas se cuentan el distrito de Kailua, en el este de la isla, donde se aloja Obama.

El alcalde, Mufi Hanneman, señaló a la televisión local que alrededor de las diez de la noche la Policía de Honolulu había hablado con Obama y éste anunció "que estaba bien y que él y su familia se iban a dormir".

La gobernadora hawaiana, Linda Lingle, aconsejó a todos los habitantes de Oahu que hicieran lo mismo a la espera de que durante la mañana se repararan los servicios eléctricos. Lingle añadió que la empresa de electricidad había llevado un generador a la residencia donde se alojan Obama, su esposa y sus hijas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios