Los sindicatos griegos mantienen la huelga general a pesar de las protestas

  • El primer ministro, Costas Caramanlis, pidió su suspensión ante los disturbios de los últimos días

Los sindicatos mayoritarios griegos mantienen para este miércoles la convocatoria de huelga general a pesar de que el primer ministro, Costas Caramanlis, pidiera su suspensión ante los disturbios de los últimos días.

Después de una noche de parcial tranquilidad, Atenas y las principales ciudades griegas serán escenario de manifestaciones este miércoles, que habían sido convocadas antes de que se produjera el brote de violencia por los sindicatos mayoritarios de trabajadores GSEE y de funcionarios ADEDY, que representan a más de dos millones de personas.

Un portavoz del GSEE declaró a la prensa que "consideramos que bajo estas circunstancias no podíamos quedarnos en casa".

El transporte público realizará paros por horas, los barcos suspenderán sus recorridos y los aeropuertos permanecerán cerrados por la participación en la protesta de los controladores aéreos, lo que provocado al cancelación de cien vuelos.

La muerte del joven Alexander Grigoropulos por un balazo disparado por un policía, bajo circunstancias que investiga la justicia, en la noche del pasado sábado han desencadenado en el país numerosos disturbios.

El Gobierno griego ha asegurado que no tolerará el atropello de la democracia y Caramanlis ha pedido que "se proteja al régimen democrático contra grupos extremistas".

En la plaza central de Sindagma, hacia la medianoche, decenas de ciudadanos realizaron un responso con velas sin que hubiera incidentes.

Sin embargo, durante la madrugada se han registrado enfrentamientos en los alrededores de la Politécnica de Atenas, donde se refugió un grupo de radicales.

Un cuartel de la policía de la localidad capitalina de Seferi fue asaltado por un grupo de personas que llegaron a lanzar una furgoneta ardiendo contra la entrada del recinto.

Durante la noche han sido detenidas más de cien personas acusadas de ocasionar disturbios y comparecerán ante la justicia en las próximas horas, en su mayoría con cargos de robo y saqueo.

La policía de Atenas investiga las denuncias de ciudadanos sobre el presunto uso del revólver reglamentario con disparos al aire por varios policías durante los disturbios registrados tras el entierro el martes del joven Grigorópulos.

En el puerto de Patras grupos de radicales fueron agredidos por ciudadanos enfurecidos por la destrucción de sus tiendas.

En Salónica se registraron disturbios ante el edificio del Ministerio de Macedonia y Tracia donde la policía usó gases lacrimógenos contra radicales.

También se ha informado de incidentes en las ciudades de Larisa Karitsa, Levos.

Está previsto que hoy se presenten ante un fiscal ateniense los dos policías acusados del asesinato del adolescente, pero su abogado anunció que sus clientes esperarán a que concluya la investigación policial y balística para comparecer ante la justicia.

La Unión de Dueños de Tiendas de Atenas, que representan a unos 6.000 propietarios, calcula que más de 400 tiendas han sido destruidas en el centro de la capital, 32 de ellas completamente, y una centena saqueada, lo que ha supuesto una pérdida de 110 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios