El rey de Bélgica acepta la dimisión del Gobierno

  • El monarca ha confiado al ex primer ministro Wilfried Martens la tarea de "explorar" un acuerdo entre los partidos que permita la formación rápida de un nuevo gobierno en Bélgica.

El rey de Bélgica, Alberto II, ha aceptado finalmente la dimisión del Gobierno liderado por el democristiano Yves Leterme y, tres días después de su renuncia, y ha confiado al ex primer ministro Wilfried Martens la tarea de "explorar" un acuerdo entre los partidos que permita la formación rápida de un nuevo gobierno en Bélgica, tres días después de la crisis provocada por el caso Fortis.

Tras aceptar formalmente la dimisión del Ejecutivo presidido por el democristiano flamenco Yves Leterme, el monarca ha recibido hoy en audiencia al veterano político y lo ha designado "explorador", cometido que Martens ha aceptado, según un comunicado del Palacio Real.

Martens, de 72 años, actual presidente del Partido Popular Europeo (PPE), fue primer ministro en Bélgica durante más de una década. Encabezó seis gobiernos de coalición entre 1979 y 1992, con una interrupción de sólo ocho meses en 1981.

Miembro del partido democristiano flamenco (CD&V) lo mismo que Leterme, su misión consistirá en analizar las posibilidades de designación de un nuevo ejecutivo que pueda hacer frente cuanto antes a los graves problemas políticos y económicos por los que atraviesa el país.

Yves Leterme presentó su dimisión y la de todo su equipo el pasado viernes, tras ser acusado por el presidente del más alto tribunal belga de haber intentado presionar a la justicia para impedir la suspensión de la venta de Fortis, la principal entidad financiera del país, a la banca francesa BNP-Paribas.

"En ningún momento ha habido interferencia, y menos intento de obstaculizar el procedimiento judicial", afirma el primer ministro, quien reitera haber actuado siempre en defensa del interés general.

Según sus colaboradores, Leterme ha decidido renunciar a seguir en el gobierno para volcarse en los trabajos de la comisión parlamentaria que investigará el escándalo y "limpiar" su imagen.

El Gobierno en pleno tuvo que dimitir el pasado viernes después de que el Tribunal de Casación -la máxima instancia judicial del país- acusase a estrechos colaboradores de Leterme y al ministro de Justicia de presionar a los jueces para impedir una sentencia desfavorable sobre la venta de Fortis.

El primer ministro reconoció que se habían producido contactos entre el jefe de su Gabinete y el marido de una de las juezas que debía decidir sobre el caso, pero negó tajantemente que se hubiese intentado presionar u obstaculizar el procedimiento judicial.

El rey debe encontrar ahora un candidato que satisfaga a los cinco partidos que forman la coalición gubernamental -los flamencos (CD&V, democristianos) y Open VLD (liberales), y los francófonos PS (socialistas), MR (liberales) y CdH (Centro Democrático Humanista).

En los últimos dos días, los nombres que más han sonado han sido el del actual presidente de la Cámara, Herman Van Rompuy (CD&V), y el del ex primer ministro Jean-Luc Dehaene (CD&V), que no cuenta con la simpatía de los liberales, pero nada está decidido aún.

No está claro si la solución pasará por un Ejecutivo provisional con un nuevo primer ministro hasta las elecciones regionales y europeas de junio o por uno que pueda extenderse hasta el final de la legislatura (2011).

También sigue en el aire la composición que tendría la nueva formación gubernamental.

Esta misma tarde el Partido Socialista Flamenco (SPA) dijo estar dispuesto a entrar en el próximo gobierno si el rey se lo solicita, una afirmación que ha puesto nervioso al grupo liberal, el cual teme que esta formación perdedora en las últimas elecciones esté tratando de sacar tajada de la crisis.

En vista de la urgencia del caso, lo más fácil sería reeditar un Gobierno que respete el equilibrio actual -liberales y democristianos de ambos lados del país más los socialistas francófonos.

El estallido de la crisis ha paralizado por completo importantes negociaciones del ámbito nacional e internacional como los presupuestos generales de 2009, el plan de reactivación económica y los expedientes Fortis o Kaupthing.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios