La falta de respuesta iraní bloquea el diálogo sobre la cuestión nuclear

  • El negociador de Teherán, Said Jalili, califica de "constructiva y con progresos" la reunión de Ginebra, la primera a la que acude un alto representante de EEUU

La falta de una respuesta iraní a la oferta de las seis potencias que trabajan para resolver el contencioso nuclear impidió lograr avances suficientes en la cita de ayer en Ginebra entre las partes y en la que por primera vez participó un alto responsable de EEUU.

Al término del encuentro con el negociador iraní, Said Jalili, el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, aseguró que las seis potencias siguen aguardando una reacción de Teherán a la oferta presentada en junio.

"Hemos hecho una oferta. No hemos obtenido una respuesta clara de sí o no", afirmó Solana.

Por este motivo, el Alto Representante para la Política Exterior de la UE estimó que "si bien siempre hay progresos en estas conversaciones, éstos son insuficientes". "Fue un encuentro constructivo, pero seguimos sin tener una respuesta a nuestras preguntas", insistió.

Los Seis (EEUU, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) propusieron en junio de 2006 a Irán una amplia oferta de cooperación política y económica a cambio de que abandonar sus actividades de enriquecimiento de uranio.

Solana presentó en junio una nueva versión de esa propuesta, sugiriendo establecer una fase de prenegociaciones que podría iniciarse si los iraníes aceptaban en un primer momento mantener el enriquecimiento a su nivel actual, un compromiso que los Seis compensarían renunciando a endurecer las sanciones existentes contra el régimen islámico.

"Aguardamos una respuesta de Irán sobre esta cuestión... en un par de semanas", dijo.

"Esperamos que (el plazo de) dos semanas que hemos convenido ayude a Irán a precisar su enfoque sobre nuestras propuestas", declaró a la agencia rusa Ria Novosti el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Kisliak, presente en Ginebra.

No obstante, Solana explicó que aún no se ha fijado una fecha ni cómo Irán presentará su decisión, que podría ser por teléfono y a través de funcionarios, en vez de celebrar un nuevo encuentro de alto nivel como el de Ginebra.

Por su parte, Jalili describió la reunión como "constructiva y con progresos. Hemos comprendido mejor nuestras posiciones mutuas. Hay puntos en común y puntos que no", por lo que "hemos acordado discutir sobre ello", agregó sin entrar en detalles.

El representante iraní comparó las negociaciones con el arte de fabricar alfombras persas. "A veces el progreso" se mide en "milímetros", dijo.

Altos responsables iraníes, europeos y estadounidenses, incluido el número tres del Departamento de Estado, William Burns, participaron en la reunión mantenida en el Ayuntamiento de Ginebra. La asistencia de Burns supone un cambio espectacular en la estrategia de EEUU, que rompió relaciones con Irán en 1980 y siempre le había exigido la suspensión de sus actividades de enriquecimiento de uranio antes de aceptar una participación en las negociaciones multilaterales.

De todas formas, Washington precisó la semana pasada que Burns estaría en Ginebra para "escuchar" y no para "negociar".

No obstante, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, afirmó ayer que Irán debe elegir entre la cooperación y la confrontación y emplazó de nuevo a Teherán a congelar el enriquecimiento de uranio como paso previo a cualquier negociación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios