La presencia militar no disuade a los piratas somalíes

  • Los rebeldes aumentan su actividad pese a las acciones de las fuerzas internacionales

Fuerzas internacionales evitaron ayer la captura de un buque chino en el golfo de Adén, aunque su despliegue y la decisión de la ONU de autorizar las persecuciones terrestres no han amedrentado hasta ahora a los piratas somalíes, que han multiplicado sus ataques.

Un grupo de piratas abordó ayer el buque chino Zhenhua 4, pero los marinos "lo impidieron durante varias horas que entraran en las cabinas", indicó Noel Choong, director del centro de lucha contra la piratería de la Oficina Marítima Internacional (IMB). "Tras esa acción, helicópteros militares llegaron a la zona y lograron repeler a los piratas. Éstos abandonaron el buque y el capitán reanudó su rumbo", añadió.

Los helicópteros forman parte de la misión aeronaval de la UE enviada la semana pasada a la zona, que relevó las patrullas hasta entonces desempeñadas por la OTAN.

Sin embargo, los piratas somalíes consiguieron capturar otros tres barcos en el Golfo de Adén el martes, confirmó Andrew Mwangura, responsable de la rama esteafricana de un programa de ayuda a marinos basado en Kenia. Según Mwangura, los piratas capturaron un yate en el que viajaban dos personas y dos buques comerciales: el carguero Bosphorus Prodigy y un remolcador petrolero.

El gigante petrolero francés Total comunicó que el remolcador, perteneciente la compañía malasia Muhibbah Engineering, tiene 11 tripulantes indonesios que trabajaban para él. Choong puntualizó por su parte que los piratas habían secuestrado un carguero turco y un remolcador malasio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios