El mundo árabe clama venganza

  • La milicia libanesa Hezbolá insta a lanzar una tercera intifada contra Israel fuera de la Franja de Gaza · Crece la rabia entre los gobiernos de Oriente Próximo, sobre todo en los que tienen relación con Tel Aviv

Comentarios 5

El jefe del grupo chií libanés Hezbolá, Hasan Nasrala, hizo ayer un llamamiento a una nueva intifada contra Israel, no sólo en la Franja de Gaza sino también en el mundo árabe, y predijo la derrota judía si lanza una ofensiva terrestre.

"Llamo a una tercera intifada (alzamiento) en Palestina y en todos los estados árabes, ya que el objetivo (de la agresión israelí) es la resistencia a las aspiraciones palestinas", dijo Nasrala en una grabación difundida a miles de simpatizantes en Beirut.

El sábado, el líder de Hamas en el exilio, Jaled Meshal, también convocó una tercera intifada contra Israel en la primera jornada de bombardeos contra Gaza que han causado más de 345 muertos, según fuentes médicas palestinas. La primera intifada se desarrolló en los territorios palestinos ocupados por Israel entre 1987 y 1993 y la segunda se extendió entre septiembre de 2000 y febrero de 2005.

Nasrala, en el mensaje difundido en el estadio de Raya para apoyar a Gaza, aseguró que abandonar a los palestinos de la Franja sería como "participar en el crimen, las matanzas y la traición".

Por tercer día, Gaza soportaba ayer el bombardeo israelí que ya ha causado unos 345 muertos. La operación fue lanzada en represalia por el lanzamiento de cohetes desde Gaza contra poblaciones del sur de Israel, según Jerusalén.

Nasrala dijo que la guerra israelí está dirigida contra todos los palestinos, no sólo contra Hamas, que ocupa la Franja desde junio de 2007, cuando expulsó por la fuerza a las fuerzas leales al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas.

El líder de Hezbolá afirmó que la guerra de Gaza "es sólo cuestión de tiempo". "Los israelíes no pueden soportar una guerra larga. Cuando comience la ofensiva terrestre, Israel perderá", agregó.

La ofensiva israelí en la Franja de Gaza ha causado al menos 57 muertos civiles, entre ellos 21 niños, afirmó ayer la ONU citando cifras obtenidas de fuentes médicas. "Hemos elaborado un saldo de víctimas civiles con fuentes médicas. Es de 57 muertos, entre ellos 21 niños y al menos siete mujeres", afirmó Christopher Gunness, portavoz de la Unrwa, la agencia para los refugiados palestinos.

En lo militar, los ataques aéreos de Israel se limitan a Gaza, pero en lo político el Estado judío ha atizado un fuego que se ha extendido por todo Oriente Próximo. Desde Aleppo (Siria) hasta Nouakchott (Mauritania) protestan diariamente contra "la agresión israelí". En Estambul se ha cancelado incluso una gran fiesta de Fin de Año que iba a celebrarse en la céntrica plaza Taksim.

En las más altas esferas políticas crece la rabia por las muertes palestinas, sobre todo en los países de la región que mantienen relaciones con Israel.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, cuyo Gobierno se esforzó en los últimos meses por lograr un acuerdo de paz entre Siria e Israel, criticó duramente la actuación del Ejército judío.

En Ammán, incluso algunos parlamentarios fieles al Gobierno exigen la retirada del acuerdo de paz firmado en 1994 con Israel. Diputados islamistas de Kuwait instaron al Gobierno a declarar a Abbas persona non grata en el país porque, en su opinión, los ataques israelíes "no son otra cosa que la preparación del regreso de los servicios secretos de Abbas a la Franja".

Especialmente en la cuerda floja se encuentra el presidente egipcio, Hosni Mubarak: al cerrar los pasos fronterizos entre Gaza y Egipto -sólo podrán cruzarlos los palestinos heridos- muchos árabes lo consideran cómplice de Israel. Los egipcios no deben obligar a Hamas a aceptar "un acuerdo de paz denigrante", advirtió Nasrala, apoyado por Irán. "Mubarak, traidor", coreaban en Siria. Y en Egipto, los Hermanos Musulmanes aprovechan la ira colectiva para presionar al Gobierno. "Abre la puerta a la Guerra Santa", gritan los manifestantes en El Cairo y Saná. Y como cuando los canales árabes muestran cadáveres palestinos es peligroso contradecir a los radicales, el Estado deja hacer. En los foros islamistas circulan nuevas fatwas (leyes islámicas) de líderes religiosos que legitiman los ataques contra intereses judíos fuera de Israel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios