El ministro de Exteriores británico pide una "radical nueva fase" en el laborismo

  • Las declaraciones de Miliband se interpretan como una intención de asumir el liderazgo

El ministro de Exteriores británico, David Miliband, invocó ayer una "radical nueva fase" en el laborismo que permita al partido "dejar de sentir pena por sí mismo" y luchar por la cuarta victoria en unas elecciones generales que, según él, "contra toda posibilidad, aún se pueden ganar". "Las posibilidades están contra nosotros, no hay duda, pero creo que aún podemos ganar", incidió.

En un artículo de opinión en el diario The Guardian, en el que no alude ni una sola vez a primer ministro, Gordon Brown, Miliband interviene en el debate abierto en Reino Unido ante la debacle a la que el actual mandatario ha conducido a la formación en el poco más de un año que lleva en el poder y subraya que "los tiempos demandan una radical nueva fase" para el Gobierno. "La modernización del partido significa perseguir las metas tradicionales de una manera actual", resumió.

En lo que la prensa británica ya ha interpretado como una preparación del terreno para asumir el liderazgo laborista, Miliband cuestiona el estilo conferido por la actual dirección y advierte de que "para que el mensaje llegue hay que ser más humildes sobre los defectos, pero más convincentes con los logros". Una apreciación que podría estar dirigida a las reivindicaciones en las que Brown se define como la "persona adecuada" para guiar al país en los actuales tiempos de crisis.

Miliband aparece en todas las quinielas como el candidato a tomar el relevo tras el descabezamiento del primer ministro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios