Los militares golpistas de Guinea Conakry prometen "elecciones libres" en diciembre de 2010

  • Aseguran que su única preocupación es la de "salvaguardar la integridad territorial" y consideran su acción como "un acto de civismo que pretende salvar un pueblo en peligro"

Los militares que protagonizan una intentona golpista en Guinea Conakry han prometido convocar en diciembre de 2010 unas "elecciones libres, creíbles y transparentes" según un comunicado divulgado en la radio nacional. 

Los golpistas, según informan las emisoras regionales, aseguran que su única preocupación es la de "salvaguardar la integridad territorial" y consideran su acción como "un acto de civismo que pretende salvar un pueblo en peligro". 

Asimismo, los miembros del Ejército que han protagonizado la asonada sólo horas después del fallecimiento del presidente del país, Lansana Conté, se comprometieron a respetar solemnemente esta declaración. 

El comunicado de los golpistas ha sido difundido después de que anoche el capitán Moussa Dadis Camara, que actúa como portavoz del grupo, anunciase anoche la lista de los 32 miembros de su dirección, denominada Consejo Nacional para la Democracia y el Desarrollo (CNDD). 

En ella figuran 6 civiles y 26 militares, entre los cuales se cuentan un general y 9 coroneles, además de varios tenientes coroneles, aunque todavía se desconoce quién es el máximo responsable de la acción condenada por la comunidad internacional. 

Las Naciones Unidas, la Unión Europea (UE) y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) ya han exigido el respeto y el cumplimiento de la Constitución de Guinea Conakry, mientras la Unión Africana (UA) se reúne hoy con carácter de urgencia para evaluar la crítica situación de uno de los países más pobres del mundo. 

Según la legislación del país, el jefe de la Asamblea Nacional debe asumir el cargo del presidente de la República de forma interina hasta la convocatoria de elecciones presidenciales en un plazo de sesenta días, tras las cuales que se nombraría al nuevo mandatario. 

El entierro de Conté, que falleció de muerte natural el pasado lunes, se celebrará el próximo viernes en el pueblo de Lansanya, a 100 kilómetros al norte de Conakry, donde ha residido de forma casi permanentemente durante los últimos años de su vida, según indicaron sus familiares. 

Lansana Conté, de 74 años y enfermo de diabetes, murió tras una larga enfermedad que le había llevado a suavizar levemente su estilo de gobernar, que ejerció de forma autoritaria durante 24 años a pesar de su aparente cambio de rumbo hacia la democracia durante los años 90 y del liberalismo económico de la última década. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios