Los manifestantes vuelven a colapsar el acceso al Parlamento tailandés

  • Unos 10.000 detractores del Gobierno democrático tailandés han obligado a posponer el discurso del primer ministro, Abhisit Vejjajiva.

Varios miles de detractores del nuevo Gobierno de Tailandia han bloqueado este lunes los accesos al Parlamento, donde el primer ministro, Abhisit Vejjajiva, tiene previsto dar a conocer sus líneas políticas generales .

Los manifestantes de la Alianza Democrática contra la Dictadura son seguidores del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en septiembre de 2006 por medio de un golpe de Estado y condenado en rebeldía a dos años de cárcel por abuso de poder.

La concentración comenzó el domingo y a ella se han unido este lunes manifestantes llegados a Bangkok en autocares procedentes de provincias próximas.

Los organizadores de la protesta han indicado que al menos 10.000 personas han secundado la manifestación, pero la Policía estimó que el número de manifestantes se aproxima a 5.000.

Discurso aplazado

A raíz del bloqueo de las calles que conducen al Parlamento, el primer ministro Vejjajiva se ha visto obligado a posponer su discurso, al menos por unas horas, ha comunicado a los periodistas el presidente de la Cámara, Chai Chibchob.

"Si los representantes del Gobierno no consiguen negociar con los líderes de los manifestantes, la apertura de un pasillo para que los diputados accedan al Parlamento, el debate será aplazado de nuevo", ha dicho Chichob en rueda de prensa.

El viceprimer ministro, Suthep Thaugsuaban, dijo a la prensa que el Gobierno baraja la posibilidad de posponer la sesión plenaria de la Cámara a causa del bloqueo de las calles adyacentes al edificio por parte de los manifestantes.

"Estamos negociando con los manifestantes a fin de que permitan el acceso de los diputados al recinto del Parlamento", apuntó el viceprimer ministro.

Hasta que el primer ministro dissuelva el Parlamento

Uno de los dirigentes de la Alianza, Jatuporn Promphan, reiteró que los manifestantes mantendrán la protesta hasta que el primer ministro anuncie la disolución del Parlamento y convoque elecciones.

La Constitución establece que el Gobierno puede comenzar a trabajar de forma oficial, sólo después de que su jefe haya expuesto su programa político ante el Parlamento.

Los impulsores de las nuevas movilizaciones son los contrincantes de los activistas que mantuvieron en jaque a los últimos dos Gobiernos y propiciaron la crisis que desembocó en el bloqueo de los dos principales aeropuertos de la capital durante más de una semana, en noviembre pasado.

Vestidos con camisetas rojas en contraposición a las prendas de color amarillo emblema de las anteriores protestas, los seguidores de Shinawatra consideran que el Gobierno del actual primer ministro carece de legitimidad por haber llegado al poder tras la inhabilitación de su antecesor, Somchai Wongsawat, por parte del Tribunal Supremo.

La inhabilitación de Wongsawat y la disolución de su partido, el Partido del Poder del Pueblo, fueron precisamente la circunstancia que motivó el final de las de protestas del otro grupo, los seguidores de la Alianza Popular para la Democracia, cuyo objetivo era expulsar del Ejecutivo a los seguidores de Shinawatra, al que acusan de corrupción.

La llegada de Vejjajiva, el tercer primer ministro tailandés en menos de cuatro meses, fue vista por muchos analistas como la esperanza de poner fin a meses de crisis política.

Vejjajiva fue elegido jefe del Ejecutivo por el Parlamento el pasado 15 de diciembre, y ha recibido el apoyo del influyente Prem Tinsulanonda, primer consejero del Rey Bhumibol Adulyadej.

"Durante los pasados años, la gente no ha sido feliz y ahora es afortunado para el país tener un primer ministro que estoy seguro sacará al país de la crisis", dijo Tinsulanonda en un discurso pronunciado durante el pasado fin de semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios