Los insurgentes golpean la vía de suministros de la OTAN en Pakistán

  • Un grupo de insurgentes ataca por segundo día consecutivo una terminal cercana a Peshawar e incendia varios camiones y contenedores de suministros

Un grupo de insurgentes atacó hoy por segundo día consecutivo un centro de suministros de las tropas de la OTAN situado en la ciudad norteña paquistaní de Peshawar, que está sufriendo un severo deterioro de la seguridad.

Los asaltantes irrumpieron de madrugada en la terminal de Bilal, a unos siete kilómetros de Peshawar, capital de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), e incendiaron al menos seis camiones y nueve contenedores con suministros para las fuerzas de la OTAN desplegadas en Afganistán, según una fuente policial.

El superintendente de la Policía de Peshawar, Khasif Alam, precisó que los insurgentes ya habían destruido ayer en una zona cercana un gran número de contenedores, vehículos blindados y otros 62 camiones, cifra que los medios locales sitúan hoy en más de un centenar. "Estamos investigando lo sucedido, aún no sabemos quién ha perpetrado el ataque", aseguró Alam, aunque analistas y fuentes de seguridad creen que la responsabilidad recae sobre la insurgencia talibán.

Los grupos talibanes paquistaníes, aglutinados bajo el movimiento Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), han amenazando durante meses con atacar a todo aquel que colabore en el envío de suministros a las tropas extranjeras desplegadas en Afganistán. En el asalto de ayer, según detallaron responsables de las fuerzas de seguridad a la prensa local, el grupo que atacó la terminal con suministros de la OTAN estaba compuesto por cerca de 200 insurgentes.

Los agentes se enzarzaron en un largo tiroteo con ellos pero acabaron desistiendo tras sufrir varias bajas. Posteriormente, los insurgentes prendieron fuego a decenas de camiones con proyectiles y granadas, según esta versión. Fuentes del Ministerio de Interior consultadas no contemplaron la posibilidad de tomar medidas de seguridad adicionales tras estos ataques en Peshawar, que se suman a otros en estaciones o en ruta contra los suministros de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF).

Las tropas de la OTAN destacadas en Afganistán tienen en Pakistán, a través del paso fronterizo de Torkham, en la demarcación tribal de Khyber, su principal ruta de abastecimiento. "EEUU está perdido en Afganistán si se interrumpe el transporte de suministros por Pakistán, pues la vía de los países centroasiáticos aún es complicada. Hasta el agua que beben pasa por nuestras carreteras", detalló una fuente militar paquistaní.

"Es grave, pero no tanto como parece. Ataques contra los camiones de la OTAN ha habido muchos, aunque éstos suponen una escalada. Pero mientras el combustible llegue, y está llegando, no habrá problema", explicó una fuente de inteligencia occidental. Sin embargo, la misma fuente matizó que "el Gobierno tendrá que garantizar que los camiones puedan continuar haciendo esta ruta", a pesar de que "muchas zonas de la NWFP están ya fuera de su control. Los insurgentes están cada vez más cerca, están a diez kilómetros de Peshawar".

En los últimos meses, el TTP ha intensificado su actividad en la NWFP, sobre todo en su capital, que ha sido escenario del asesinato de un cooperante estadounidense, el secuestro de un diplomático iraní y tiroteos contra periodistas extranjeros. Peshawar ha sufrido recientemente varios atentados, el último de ellos el pasado viernes, que se cobró la vida de 34 personas.

"No diría que el Gobierno haya perdido el control de Peshawar, pero, desde luego, se está volviendo un lugar muy difícil. Los talibanes tienen muchos tentáculos dentro de la sociedad ya, y están implantados en áreas urbanas, no sólo en las zonas tribales", expuso el director del rotativo The News, Salim Bakhari.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios