La explosión de un edificio en Criema deja 19 muertos y 20 desaparecidos

  • Equipos de socorristas trabajaron durante toda la jornada para levantar los escombros, rescatar a sobrevivientes y recoger los cadáveres, labores que proseguirán durante la noche y, posiblemente, el viernes.

Comentarios 1

Al menos 19 personas murieron y unas 20 se encuentran desaparecidas a consecuencia de una explosión accidental en un edificio de apartamentos en el balneario de Yevpatoria, en la península de Crimea, informaron hoy las autoridades ucranianas.

Equipos de socorristas trabajaron durante toda la jornada para levantar los escombros, rescatar a sobrevivientes y recoger los cadáveres, pero no lograron terminar a la luz del día estas labores, que proseguirán durante la noche y, posiblemente, el viernes.

La explosión se produjo en la noche del miércoles y redujo a ruinas dos de los cinco portales de un edificio de apartamentos de cinco plantas situado en el número 67 de la calle Nekrásov de Yevpatoria, ubicada en la costa ucraniana del mar Negro.

El presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, quien acudió al lugar de la explosión junto a la primera ministra, Yulia Timoshenko, decretó el viernes día de luto nacional por las víctimas de la tragedia, la segunda más grave en el país en poco más de un año.

La explosión fue atribuida primero a una fuga de gas doméstico, pero el ministro de Emergencias, Vladímir Shandra, afirmó que, según datos preliminares, el accidente fue causado por el estallido de bombonas de oxígeno y acetileno que la administración del edificio había permitido guardar en un taller ubicado en el sótano.

Vecinos del edificio afectado declararon a la prensa que habían exigido en numerosas ocasiones a la administración que cerrara el taller y retirara las bombonas del sótano, por el alto peligro que representaban para los habitantes.

Timoshenko confirmó esta hipótesis, pero indicó que "la respuesta definitiva sobre las causas del incidente la darán los expertos cuando lleguen al nivel del sótano, registren las ruinas del taller y establezcan qué bombonas han explotado", según la agencia Unian.

El portavoz de la cartera de Emergencias, Ígor Krol, informó de que los equipos de socorro rescataron con vida a 21 personas y encontraron diecinueve cadáveres, entre ellos los de dos niños.

Añadió que se desconoce la suerte de otra veintena de las 62 personas que estaban empadronadas en los 35 apartamentos destruidos por la explosión, del total de 95, aunque algunas podrían no vivir allí o encontrarse fuera de casa en el momento de la tragedia.

En el lugar de los hechos trabajan unos 300 socorristas del ministerio de Emergencias y 150 efectivos militares y policías, apoyados por varias grúas, decenas de camiones y excavadoras, cinco carros de bomberos y un docena de ambulancias.

El presidente del Soviet Supremo o Asamblea Legislativa de Crimea, Anatoli Gritsenko, había afirmado inicialmente que las labores de socorro concluirían durante la mañana, pero Shandra explicó que durarían todo el día.

"Se podría hacer más rápido, pero los socorristas trabajan a mano, sin usar equipos técnicos pesados, pues todavía hay esperanzas de hallar personas con vida debajo de los escombros", dijo el ministro de Emergencias a la televisión.

Cada hora, los socorristas detienen las labores por "cinco minutos de silencio", durante los que recorren con perros las ruinas para detectar posibles signos de vida o llamadas de auxilio de los sobrevivientes atrapados bajo los escombros.

Durante la primera mitad de la jornada, los socorristas recibieron varias llamadas por teléfono móvil de personas enterradas entre las ruinas, lo que ayudó a localizar y rescatar a esos sobrevivientes.

El presidente y la primera ministra expresaron sus condolencias a los familiares de las víctimas y aseguraron que las autoridades harán todo lo posible para prestar asistencia a los damnificados.

Timoshenko anunció que el Gobierno entregará a las familias afectadas una ayuda equivalente a 12.500 dólares por cada miembro que hayan perdido, y precisó que en total se han destinado nueve millones de dólares para paliar las consecuencias de la tragedia.

Los vecinos de los demás portales del edificio accidentado fueron evacuados a un sanatorio de la ciudad y las autoridades estudian la posibilidad de concederles nuevas viviendas en caso de que el inmueble no pueda ser restaurado.

El presidente de la vecina Rusia, Dmitri Medvédev, presentó a Yúschenko sus condolencias con motivo de la tragedia y ofreció la ayuda de socorristas y médicos del ministerio ruso de Situaciones de Emergencia.

La anterior explosión de gas más grave en un edificio de viviendas ucraniano ocurrió en octubre de 2007 en la ciudad de Dneptopetrovsk (este), donde murieron 23 vecinos de un inmueble de diez plantas.

Aquella explosión se debió a un fallo del sistema de distribución del distrito, por lo que la presión de gas en las tuberías superó la normal en decenas de veces y provocó múltiples fugas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios