El ejército de Guinea anuncia la disolución del Gobierno

  • Los militares de Guinea Conakry también han declarado la suspensión de la Constitución vigente en el país

El Ejército de Guinea Conakry anunció hoy la disolución del Gobierno, las Cortes y el Parlamento, así como la suspensión de la Constitución, pocas horas después de la muerte del presidente del país, Lansana Conté, informaron radios regionales captadas en Dakar.

Según dichas fuentes, los jóvenes militares que protagonizan la intentona golpista "parecen controlar la situación" y, de momento, no se ha registrado ningún incidente violento en el país.

Moussa Dadis Camara, capitán del ejército que leyó el comunicado a través de la radio, anunció la creación de una Junta Militar denominada Comité Nacional para la Democracia y del Desarrollo (CNDD), un consejo nacional interino integrado por civiles y militares.

Camara también reveló que en breve se nombrará a un nuevo primer ministro, con competencias ampliadas, que formará un gobierno de transición.

Los protagonistas del golpe, que han decretado la prohibición de cualquier actividad política y sindical, han anunciado un periodo de cambios, "paso previo a la devolución del poder a los civiles tras la convocatoria de nuevas elecciones", sin facilitar más detalles sobre la duración del proceso.

Los miembros de Ejército dijeron actuar por "la situación económica catastrófica sin precedentes que vive Guinea Conakry y la profunda desesperanza de la población, consecuencia de la anarquía en el seno del aparato estatal".

Denunciaron también "la corrupción generalizada y la impunidad con la que dirigen el país los miembros del Gobierno".

Entre tanto, según las emisoras de radio regionales, se desconoce el paradero del Primer Ministro Ahmed Tidiane Souare, del Presidente de la Asamblea Nacional Aboubacar Somparé y del Jefe del Estado mayor de las Fuerzas Armadas, el General Diarra Camara.

Los tres anunciaron el fallecimiento de Lansana Conté en un discurso retransmitido por la radiotelevisión estatal, en el que llamaron a la población y a las fuerzas de seguridad a la calma.

Lansana Conté, diabético de 74 años, murió ayer a las 18.45 GMT como consecuencia de una grave enfermedad que redujo su dominio del poder, el cual ejerció de forma autoritaria durante 24 años, a pesar de su aparente cambio de rumbo hacia la democracia durante los años 90 y el liberalismo económico de la última década.

Desde 1984, Conté tuvo que enfrentarse a dos intentos de golpe de estado, uno de ellos en 1985, pocos meses después de hacerse con el poder tras la muerte del anterior presidente, Ahmed Sekou Touré.

El fallecido presidente llegó al poder después de retirarse de las Fuerzas Armadas y formar el Partido de la Unidad y del Progreso (PUP), con el que supuestamente ganó todas las elecciones desde 1993, aunque la comunidad internacional denunció la falta de transparencia de las mismas en varias ocasiones.

Aunque Conté promulgó una ley de partidos que consagró el pluralismo político el 3 de abril de 1992, las fuerzas militares y policiales han tenido que enfrentarse a varias revueltas del pueblo guineano y de los opositores del régimen.

En 2007, los sindicatos y organizaciones sociales se manifestaron en contra del Gobierno de Conté por la recesión económica, a lo que las fuerzas del país respondieron reprimiendo la protesta de forma violenta, lo que llevó a que más de 180 personas perdieran la vida, según cifras de la ONU.

Después de la muerte de un mandatario y según la Constitución del país, el presidente de la Asamblea Nacional debe asumir el poder de forma interina y tiene que convocar elecciones presidenciales en un plazo de sesenta días, por lo que altos cargos del Gobierno se reunieron anoche para tratar de organizar los próximos comicios.

Sin embargo, parece que la historia se repite en Guinea Conakry con este nuevo golpe de estado, ya que el fallecido Conté llegó al poder de la misma forma el 3 de abril de 1984 tras la muerte de Ahmed Sekou Touré, el primer presidente que tuvo Guinea desde su independencia de Francia, en 1958.

A pesar de que Guinea Conakry es muy rica en minerales como bauxita y la alúmina, así como en diamantes, este país subsahariano en uno de los más pobres del mundo y más del 50 por ciento de su población vive bajo el umbral de la pobreza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios