Una congresista republicana cuelga el teléfono dos veces a Obama

  • La veterana cubano-americana Ileana Ros-Lehtinen pensó que se trataba de la broma de una emisora de radio

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, vivió una inexperiencia inusual como una de las personas más solicitadas del planeta: dos de sus llamadas telefónicas fueron rechazadas por la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen.

El incidente, producto de una confusión y que ambas partes se tomaron con humor, se produjo en la tarde del miércoles, según reconoció la oficina de la congresista cubano-estadounidense a través de un comunicado.

Ros-Lehtinen recibió una llamada de un número de Chicago en la que un ayudante le decía que Obama quería hablar con ella. Cuando un hombre que sonaba como el presidente electo habló, Ros-Lehtinen le respondió: "Lo siento, pero creo que esto es una broma de una de las emisoras de radio del sur de Florida conocidas por estas parodias". Y cortó la comunicación.

Ante el "éxito" de la llamada, Obama encargó iniciar la comunicación a su mismísimo jefe de gabinete, Rahm Emanuel, que hasta ahora era compañero en el Congreso de Ros-Lehtinen.

"Ileana, no puedo creer que colgaras al presidente electo", le dijo Emanuel, pero Ros-Lehtinen siguió sin dar su brazo a torcer. Según su oficina, la congresista le dijo a Emanuel que no creía que la llamada fuera legítima y volvió a colgar el teléfono.

Para conseguir que la veterana congresista (desde 1989) atendiera al fin a Obama tuvo que intervenir Howard Berman, presidente del comité de Relaciones Exteriores del Congreso en el que Ros-Lehtinen es la principal republicana.

Pero tampoco fue fácil. Antes de creer que era efectivamente Berman quien llamaba, la política nacida en La Habana requirió a interlocutor que le contase "una historia" que sólo él y ella conociesen. Sólo entonces, y cuando Berman le confirmó efectivamente que había cortado a Obama en dos ocasiones, Ros-Lehtinen bajó la guardia.

Al poco tiempo Obama llamó por tercera vez y ambos comentaron el incidente con humor. "Es muy gracioso que me cortase dos veces", le dijo Obama, a lo que Ros-Lehtinen contestó, recordando que ambos son de partidos opuestos: "O usted es muy generoso por acercarse así a una rival política o se quedó sin gente a la que llamar".

Las llamadas de imitadores son uno de los grandes temores de los políticos en Estados Unidos. Recientemente, la entonces candidata a la vicepresidencia, Sarah Palin, fue engañada por una emisora canadiense que llamó con un imitador del presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios