El cabecilla de los golpistas en Mauritania dice que el presidente seguirá retenido

  • Dimiten nueve ministros en protesta por la asonada y la UA suspende al país como miembro

El presidente de la Junta Militar en Mauritania, el general Mohamed Uld Abdelaziz, aseguró ayer que el depuesto presidente, Sidi Mohamed Uld Cheij Abdalahi, no será liberado "por razones de seguridad", en una entrevista publicada por el diario saudí Sharq Awsat editado en Casablanca.

"Ahora queremos imponer la calma y evitar la tensión. El ex presidente está bien de salud y actualmente hay una nueva autoridad, que es el Alto Consejo de Estado", declaró.

Sobre las razones de la asonada del pasado miércoles, el cabecilla explicó que "los problemas surgieron cuando el presidente depuesto congeló todas las instituciones democráticas del Estado, incluso el Ejército".

Abdelaziz subrayó también que la fecha de las elecciones presidenciales que los golpistas prometieron las horas siguientes a perpetrar la asonada "será conocida en su momento" , sin concretar el momento.

Como muestra de condena por el golpe militar, nueve ministros del Pacto Nacional por la Democracia y el Desarrollo (PNDD-ADIL), el principal partido que estaba en el poder, dimitieron ayer de su cargo.

La Unión Africana, que fue de las primeras en condenar la asonada, anunció que suspenderá a Mauritania como miembro del citado organismo hasta que se restaure el "gobierno constitucional" que dirigía el derrocado presidente Cheikh Abdallahi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios