Cae el mayor genocida europeo La extradición al Tribunal de La Haya podría producirse este fin de semana

La prensa serbia asegura que los servicios secretos protegían a Karadzic

  • El ministro del Interior sostiene, según medios locales, que la Policía no intervino en la detención del ex líder serbobosnio · El arresto se produjo pocos días después del relevo en la dirección de la Inteligencia

Comentarios 1

El presunto criminal de guerra serbobosnio Radovan Karadzic, que fue detenido el lunes, fue protegido durante varios años por los servicios secretos serbios, aseguró el ministro del Interior serbio, Ivica Dacic, según informaba ayer la prensa en Belgrado. "Los servicios secretos lo protegían y los servicios secretos lo han entregado ahora", afirmó Dacic, quien sostuvo que la Policía serbia no tuvo nada que ver con la detención de Karadzic.

Dacic insistió ayer en que su departamento y la Policía no intervinieron en la captura de Karadzic y pidió que se explique desde cuándo estaba en Serbia el presunto criminal de guerra.

Según la prensa local, Dacic manifestó que es necesario e importante explicar "al público en Serbia desde cuándo Karadzic está en el país bajo observación de los servicios secretos".

El también viceprimer ministro aseguró que "ningún miembro del Ministerio del Interior participó en la localización y arresto de Karadzic, sino que lo hicieron los servicios de seguridad".

Tras la detención del ex líder serbobosnio, la autoridades serbias se han negado a facilitar más detalles sobre el operativo para no entorpecer la búsqueda de los otros dos acusados todavía prófugos de la justicia internacional, Ratko Mladic y Goran Hadzic.

La detención se ha producido pocos días después del relevo en la dirección de los servicios de inteligencia serbios, tras la asunción del nuevo Gobierno serbio pro europeo el pasado día 7.

Dacic recalcó también que la Policía asegurará en los próximos días el orden y paz en el país, en referencia a las protestas contra la detención de Karadzic que han tenido lugar en Belgrado.

Dacic, líder del Partido Socialista de Serbia (SPS), indicó que la cooperación entre Serbia y el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) debe desarrollarse "en doble sentido", y reiteró la postura de su partido de que la entrega voluntaria de los acusados aún en fuga es una mejor forma de cooperación que los arrestos.

Por su parte, Karadzic ha decidido defenderse a sí mismo en el proceso ante la Justicia Internacional, con lo que seguirá la misma estrategia elegida antes por otros acusados, como el ex presidente serbio Slobodan Milosevic o el líder radical Vojislav Seselj. Eso sí, contará ante el tribunal de La Haya con la ayuda de un equipo de asesores, según informó ayer su abogado, Svetozar Vujacic. "Ha decidido defenderse sólo. Considera que será la mejor forma porque está entusiasmado con la defensa de Seselj, según me ha dicho. Tendrá un equipo de consultores especialistas", declaró el letrado.

Seselj, líder del ultra Partido Radical Serbio (SRS), un jurista que se entregó de forma voluntaria en 2003 tras ser acusado de crímenes de guerra en Croacia, se resistió a cualquier posibilidad de que le fuera impuesto un abogado de oficio. También el fallecido Milosevic, acusado de genocidio, se había defendido sin asistencia legal en su juicio ante el TPIY.

Vujacic aseguró que Karadzic "está lleno de fuerza y energía, de buena salud psíquica y física, optimista, seguro de que la Justicia y la verdad triunfarán, con la ayuda de Dios". El abogado, que visitó ayer a su defendido en la cárcel, declaró que Karadzic "está como nuevo, de aspecto igual que hace 14 años, afeitado, con el pelo cortado y, asombrosamente, no ha envejecido nada. Sólo está un poco más delgado".

Hasta su detención, Karadzic, que se escondía bajo la identidad falsa de Dragan Dabic, tenía una barba blanca y el pelo largo, un aspecto muy diferente del que tenía en sus últimas apariciones públicas en 1998.

Vujacic no excluyó que su defendido sea extraditado este fin de semana a La Haya, posibilidad anunciada por el portavoz de la fiscalía especial serbia de crímenes de guerra, Bruno Vekaric.

No obstante, el abogado adelantó que recurrirá la extradición mañana, último día de plazo legal previsto. Su objetivo es retrasar el proceso para que no pueda ser extraditado antes del lunes y su familia, que vive en Bosnia, pueda visitarle en Belgrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios