Un grupo pro afgano se atribuye la colocación de cinco artefactos en París

  • El FRA amenaza con acciones violentas si las tropas francesas no salen del país árabe antes de febrero · Los paquetes, escondidos en los lavabos de los almacenes Printemps, contenían cartuchos antiguos sin detonador

Comentarios 1

El desconocido Frente Revolucionario Afgano (FRA) se atribuyó ayer la colocación de cinco paquetes de dinamita, sin detonadores y por tanto sin riesgo de explosión, en los lavabos de los grandes almacenes parisinos Printemps. Las instalaciones (situadas en el bulevar Haussmann, en el popular barrio de la Ópera, corazón comercial de la capital) fueron desalojadas por la Policía de forma ordenada antes de que, a media mañana, los artefactos fueran localizados en la segunda y tercera planta.

Todo comenzó cuando la agencia de noticias francesa Afp recibió una carta que anunciaba que uno de los supuestos explosivos se encontraba en el baño del tercer piso de Printemps, abarrotado por las compras navideñas. Sin embargo, no indicaba dónde estaba escondidas todas. "Somos del Frente Revolucionario Afgano. Hemos colocados varias bombas en la tienda Printemps Hombre Haussman. Una está situada en el tercer piso, en los aseos, detrás de la toma de agua. Desmóntenla y la encontrarán (en el primer baño nada más entrar). Si no interviene alguien antes del 17 de diciembre, explotarán", aseguraba la misiva.

La segunda parte era más contundente: "Haga llegar este mensaje a vuestro presidente de la República para que retire sus tropas de nuestro país [Afganistán] antes de febrero de 2009. Si no, volveremos a la acción en vuestros grandes almacenes del capitalismo y esta vez sin advertencias. Otras dos bombas están colocadas en los aseos de señora del segundo piso. Os aseguro que no es una farsa, así que avisad rápidamente a las autoridades competentes o tendréis sangre en las manos", añadía el documento, firmado con las siglas F. R. A. y culminado con un "Viva Afganistán libre".

Era la segunda vez que la agencia recibía una advertencia relacionada con Printemps. Hace unos días, un desconocido telefoneó a uno de sus redactores también en nombre de un grupo afgano, pero la Policía restó credibilidad al mensaje y decidió no evacuar la tienda.

Los explosivos fueron localizados por perros rastreadores. La ministra de Interior, Michelle Alliot-Marie, detalló que los cartuchos de dinamita eran "relativamente viejos" y que habían sido escondido en la cisterna de uno de los retretes. "No existía riesgo de explosión", aseguró. Por el modo de actuar, fuentes de la investigación consideran que el objetivo de la acción era enviar un aviso más que ejecutar un atentado. Lo que sí confirmó ayer Interior es que el grupo que reivindicó la colocación de los artefactos es "totalmente desconocido para el conjunto de los servicios de información del país".

Pese a lanzar un mensaje de calma, Aillot-Marie anunció a media tarde un "refuerzo" en el dispositivo de seguridad en París y en el resto de grandes ciudades francesas. El número de efectivos desplegados en los grandes núcleos de población ya se había reforzado desde principios de diciembre, principalmente en los grandes almacenes por la proximidad de las fiestas navideñas.

Desde Estrasburgo, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, insistió en la necesidad de extremar la cautela, pero advirtió que su país no negociará con terroristas. "La posición frente al terrorismo es la única línea posible, la vigilancia, porque por desgracia puede pasar cualquier cosa, y la firmeza, porque no transigimos frente a los terroristas, los combatimos", subrayó. "En este momento, llamo a todo el mundo a que sea muy prudente y muy moderado", subrayó.

Francia cuenta en la actualidad con 2.600 soldados desplegados en Afganistán, integrados en la fuerza internacional que intenta frenar el avance de los talibanes, una presencia que le ha acarreado al Gobierno galo numerosas amenazas de atentados terroristas en su territorio. De hecho, el mes pasado un líder militar talibán, Faruq Akhun Zadeh, advirtió en un vídeo difundido en la televisión Al Arabia que atacarían París si los soldados galos no se retiraban. Diez de ellos murieron en un ataque talibán en agosto y otros dos en noviembre tras la explosión de una mina. La presencia de Francia en Afganistán se remonta a 2001, cuando el entonces presidente Jacques Chirac respaldó el inicio de la operación Libertad Duradera desplegada por Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios