Zimbabue declara la "emergencia nacional" a causa del cólera y el caos

  • La enfermedad se extiende rápidamente y ya ha matado a más de 500 personas · La inflación llega al 231.000.000% y decenas de soldados recorren las calles de la capital causando saqueos

El Gobierno de Zimbabue ha declarado la emergencia nacional por el brote de cólera que ha costado la vida a 565 personas, por lo que ha solicitado ayuda internacional urgente para frenar la expansión de la enfermedad, según informaron los medios estatales. Mientras tanto, miles de personas alineadas frente a los bancos de Harare bloquearon las calles del centro de la ciudad después de que las autoridades monetarias elevaran el límite del monto diario de dinero que los zimbabuenses pueden retirar por día de los bancos.

La crisis económica de Zimbabue, país aislado por Occidente bajo el régimen de Robert Mugabe, ha dejado muy debilitado el sistema sanitario, que no puede hacer frente a una enfermedad que hace pocos años tenía controlada. "Nuestros hospitales centrales literalmente no funcionan. Nuestro personal está desmotivado y necesitamos vuestro apoyo para asegurar que vuelvan a trabajar y para que se reactive nuestro sistema sanitario", manifestó el ministro de Sanidad, David Parirenyatwa, en su llamamiento a los donantes extranjeros.

Parirenyatwa explicó en declaraciones recogidas por el diario oficial Herald que Zimbabue necesita medicinas y equipamiento médico, así como comida para los pacientes y para los programas de alimentación infantil.

"El llamamiento de emergencia nos ayudará a reducir la mortalidad relacionada con el actual ambiente socioeconómico para diciembre de 2009", añadió. La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) estima que la cifra de muertos por el brote de cólera asciende a 565, siendo la capital, Harare, la zona más afectada.

El sector sanitario de Zimbabue está colapsado: no hay suficientes ingresos para pagar los recursos esenciales y para pagar a los médicos y enfermeras. La red de aguas tampoco funciona, lo que obliga a la mayoría de la población a buscarla en pozos contaminados, lo que ha hecho aumentar los casos de cólera. Incluso Botsuana, uno de los gobiernos más críticos con el régimen de Mugabe, anunció ayer que destinará tres millones de pulas (371.000 dólares) para suministros médicos y ayuda alimentaria.

La Policía cargaba el miércoles contra un centenar de personas relacionados con la sanidad, que se habían manifestado frente al Ministerio de Salud. Los hospitales públicos han cerrado, debido a la escasez de medicinas y equipos, así como por las frecuentes huelgas de médicos y enfermeras, acuciados por los recortes salariales del Gobierno. Además, protestan por la mala formación y el mal equipo que tienen para combatir el brote de cólera. En la manifestación también participaban representantes de los sindicatos, que protestaban contra la situación del país, que se encuentra bloqueado por la incapacidad de Robert Mugabe y de Morgan Tsvangirai para ejercer el poder compartido.

Además, continúan los enfrentamientos después de que decenas de militares se vieran implicados en casos de saqueos. El ministro de Defensa, Sydney Sekeramayi, dijo que están poniendo en marcha medidas para prevenir los actos de violencia de los llamados soldados renegados, según informaciones de Reuters. "También quiero indicar que las personas que inciten a los militares a cometer actos ilícitos son igualmente culpables", advirtió.

En medio de este panorama, el Gobierno ha decidido producir billetes de 10, 50 y 100 millones de dólares zimbabuenses, que entrarán en circulación ayer, para combatir la hiperinflación que vive el país, que según los últimos datos oficiales, del mes de julio, es de 231.000.000%

Sin embargo, analistas internacionales creen que en la actualidad podría ser cercana a los 1.000 millones por ciento. Esta emisión se produce tras la reciente decisión del Gobierno de revisar al alza los límites para la retirada fondos de los bancos, concretamente 50 millones y 100 millones semanales por individuo y empresa, respectivamente. Hasta ahora, los límites eran de 500.000 dólares diarios por individuo y un millón diarios por empresa, que servía para poco más que coger el autobús de vuelta a casa.

Sin embargo, el anuncio de estas medidas no ha sido suficiente para disolver las grandes colas que hay en los bancos, formadas por gente que quiere recuperar su dinero en efectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios