Uribe advierte a las FARC que no admite la mediación de Hugo Chávez

  • El presidente colombiano insiste en que no consentirá "ningún 'show" y recuerda que el intermediario válido para la liberación de los seis rehenes es la Cruz Roja · La entrega podría producirse en enero

Comentarios 6

La primera liberación de rehenes en manos de las FARC desde febrero se topó ayer con un férreo obstáculo. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, advirtió que se niega a aceptar cualquier participación extranjera en la operación, cerrando así el paso a la propuesta de la senadora de la oposición Piedad Córdoba, quien había pedido la mediación del mandatario venezolano, Hugo Chávez, para recibirlos. La parlamentaria es, además, la cabeza visible de la comisión a la que la guerrilla entregaría a los seis secuestrados, según el comunicado difundido el domingo en internet a través de la agencia Anncol.

"Si [las FARC] los van a liberar ahí tienen al CICR [Comité Internacional de la Cruz Roja], pero no vamos a permitir el engaño al país ni que nos afecten las relaciones internacionales involucrando a la comunidad internacional", enfatizó Uribe en un discurso público en Bogotá. Según el mandatario colombiano, "el Gobierno da, como siempre, todas las garantías a través del CICR, pero al involucrar a personalidades internacionales se terminan creando dificultades en las relaciones [diplomáticas]" del país con el resto de sus vecinos.

"Desde ya advertimos al terrorismo y a los políticos locales que están en este juego que el Gobierno no va a permitir un show, ni que nos creen riesgos en las relaciones internacionales involucrando a personalidades de la comunidad internacional", concluyó Uribe.

De confirmarse la entrega en enero, según los cálculos de la senadora Córdoba, sería la primera liberación de secuestrados tras la de cuatro ex congresistas hace casi un año como parte de una misión humanitaria promovida por Hugo Chávez. Las FARC anunciaron que liberarán en "dos etapas" a seis secuestrados como "muestra fehaciente" de su "voluntad" por alcanzar un acuerdo de paz en Colombia. Se trata del ex gobernador del departamento de Meta Alan Jara, el ex diputado de Valle Sigifredo López, tres policías y un soldado.

Uribe recordó que el 6 de diciembre había advertido que estaba "informado de que ahora las FARC están tramando una nueva liberación humanitaria" a través de una política a la que no identificó, pero que dedujo que era la senadora Córdoba, una aguerrida política opositora. "No le vamos a permitir ahora a esa dirigente de la política esa trampa que nos quiere tender con las FARC", señaló entonces Uribe, que en noviembre de 2007 decidió cesar la mediación de ésta y de Hugo Chávez con las FARC.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se declaró ayer "listo" para participar en la anunciada liberación, al tiempo que pidió prudencia y paciencia, según reconoció Ives Heller, portavoz del organismo en el país. Los seis rehenes que Córdoba estima que serán entregados por las FARC en enero forman parte de un grupo de 28 secuestrados que la guerrilla pretende canjear por unos 500 de sus militantes presos, tres de ellos en presidios de EEUU.

El Gobierno venezolano aseguró ayer que respetará lo que Uribe decida. El canciller Nicolás Maduro precisó que hasta ahora no ha recibido ninguna solicitud. "Nadie nos ha solicitado oficialmente participar", subrayó. "La participación del presidente Chávez siempre ha tenido el aval del Gobierno colombiano", agregó para evitar malentendidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios