La Unión Europea inicia la primera misión naval de su historia

  • Seis barcos de guerra y tres aviones de patrullaje vigilarán un millón de kilómetros cuadrados en el Océano Índico para hacer frente a los piratas · La operación está al mando de un vicealmirante británico

Comentarios 9

La Unión Europea (UE) lanzó ayer oficialmente la primera operación naval de su historia, enviando seis barcos de guerra y tres aviones de patrullaje para hacer frente a los ataques de los piratas somalíes en la zona del Cuerno de África.

"Ha sido una de las misiones en la que España inició los debates hace muchos meses. Que se despliegue es una buena noticia", dijo el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en una reunión con sus homólogos europeos en Bruselas en la que se anunciará el inicio de las maniobras.

La operación Eunavfor Atalanta, la primera misión naval de la historia de la UE, fue aprobada el pasado 10 de noviembre en una reunión de ministros de Defensa de la UE en Bruselas.

Su carácter histórico se ve reforzado por el hecho de que es la primera operación comandada por un británico, el vicealmirante Philip Jones, en el marco de la Europa de la defensa.

La base de operaciones de la misión es el cuartel general británico de Northwood, en la costa inglesa, y participan en ella ocho países, entre ellos Alemania, Francia, el Reino Unido y España.

Actuando bajo mandato de la ONU, la flotilla de la UE tiene una triple misión: escoltar barcos de la marina mercante y navíos del Programa Mundial de Alimentos (PMA) que entregan ayuda humanitaria en Somalia, y efectuar "controles de zona" con apoyo de aviones de patrulla marítima.

Su primer desafío será garantizar el orden en una superficie de un millón de kilómetros cuadrados en el Océano Índico y en el golfo de Adén por la cual pasa una importante ruta marítima en la que transita el 30% del petróleo mundial.

Del lado de España, participan una fragata y un buque de apoyo logístico, además del avión de patrulla que ya integra una "célula de coordinación" creada por la UE en septiembre frente a la multiplicación de ataques de piratas en la región del Cuerno de África.

La iniciativa europea fue adoptada después de que el presidente somalí Abdulahi Yusuf Ahmed instase a su país y la comunidad internacional a combatir la piratería en las aguas de Somalia, escenario de una dura guerra civil que sumió al país en la anarquía.

Unos treinta cargueros han sido secuestrados en lo que va de 2008, el doble que el año anterior, por piratas que utilizan lanchas rápidas y cuentan con importante armamento.

Tras la espectacular captura del superpetrolero saudí Sirius Star, cargado con dos millones de barriles de crudo, algunos propietarios de barcos prefieren navegar más y pasar por el Cabo de Buena Esperanza.

La situación no ha movilizado sólo a los europeos, ya que la India, Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también han enviado barcos a la zona.

Al decidir el envío de la misión, los europeos tuvieron que ponerse de acuerdo sobre un "marco general" jurídico para superar los problemas legales planteados por la situación de las personas que podrían ser detenidas por los barcos de la fuerza naval de la UE.

En efecto, como las leyes de los países europeos son diferentes, y en algunos de ellos no se contempla la detención por piratería, la solución encontrada consistió en transferir a eventuales prisioneros a las naciones que sí tengan una legislación en la materia.

Por otra parte, los piratas somalíes que mantienen secuestrado desde el pasado mes de septiembre el buque ucraniano MV Faina, con una veintena de tripulantes, 33 carros de combate T-72 y otras varias armas a bordo, amenazan con retener la embarcación durante más tiempo si se retrasa el pago del rescate, informó ayer la cadena de televisión ucraniana ICTV.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios