La UE no logra una solución para reducir el exceso de burocracia

  • La decisión de mantener a los actuales 27 comisarios se considera un paso atrás

En un memorable sketch de 1970, el conjunto de humoristas británicos Monty Python se burlaba de la burocracia del Gobierno inaugurando un Ministerio de los paseos estúpidos, al que el señor Putey pedía fondos para ayudar a mejorar su paseo, que no era tan estúpido. Aquel sketch fue diseñado para hacer reír a la gente, pero tras la decisión de mantener íntegro el Ejecutivo de la Unión Europea (UE) con 27 miembros, los analistas de Bruselas están comenzando a preguntarse si a la Comisión podría esperarle una suerte similar.

El Ejecutivo actual tiene 27 ministros o comisarios, uno por cada Estado miembro de la UE. El Tratado de Lisboa contemplaba su reducción en un tercio a partir de 2014 para mejorar el proceso de toma de decisiones en bloque ya que se ha expandido a doce nuevos países desde 2004.

Pero los líderes de la UE se saltaron esa norma el jueves en un intento de apaciguar a Irlanda, cuyos ciudadanos rechazaron el tratado de reforma europeo en un referéndum en junio. Un informe al respecto alega que la animadversión de los votantes irlandeses al documento fue en parte consecuencia de sus preocupaciones porque su país podría perder influencia en Bruselas al no ser capaz de nombrar a su propio comisario.

Como resultado de la concesión, seguirá vigente a partir de 2014 la norma de que cada país mantenga un comisario.

Este hecho arroja una interesante pregunta: ¿Qué nuevos puestos tendrán que crearse si se unen finalmente más países al bloque?

Cuando el Ejecutivo anterior liderado por Romano Prodi asumió el cargo en 1999 tenía 20 comisarios, pero para dar también un asiento en el Gabinete de Bruselas a los nuevos estados miembros hubo que crear siete nuevos desde 2004.

Malta, por ejemplo, recibió la cartera de Asuntos Marítimos y Pesqueros, cuyas competencias asumía antes el comisario de Agricultura y Pesca. A Estonia se le dio otro puesto de nueva creación, el de Asuntos Administrativos, Auditoría y Antifraude, y Rumania fue recompensado con una cartera nunca vista antes, la del Multilingüismo, de la que se burlan muchos en Bruselas. Con hasta 11 países llamando a la puerta del club, ¿podría un día la comisión encontrarse ante el destino augurado por los Monty Python?

De los países que desean adherirse a la UE, cinco proceden de la antigua Yugoslavia: Croacia, Macedonia, Serbia, Bosnia-Herzegovina y Montenegro. Un sexto escindido de Yugoslavia, Eslovenia, ya se unió en 2004. ¿Cómo podrá contentarse a todos?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios