La UE negocia con Teherán el programa nuclear iraní

  • El jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, y el negociador de Irán, Said Jalili se reúnen en Ginebra para debatir la cuestión nuclear

La reunión entre el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, y el negociador de Irán, Said Jalili, sobre la cuestión nuclear iraní se inició hoy en Ginebra, en presencia del subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, William Burns.

La participación de este alto funcionario constituye un hecho inédito en este proceso, liderado por Solana en nombre de los cinco países del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia) más Alemania, grupo al que se conoce como G5+1.

Esta es la primera vez que un representante estadounidense de tan alto nivel -Burns es el tercero en la jerarquía del Departamento de Estado de EEUU- se sienta formalmente en la misma mesa con un enviado iraní, desde la Revolución Islámica en 1979.

Sin embargo, Washington se ha cuidado de aclarar que Burns sólo escuchará y no participará formalmente en las discusiones, en las que Jalili deberá entregar la respuesta final de su gobierno a la más reciente propuesta del G5+1 que Solana le transmitiera a mediados de junio.

Momentos antes de iniciarse la reunión, Solana y Jalili posaron para los fotógrafos dándose la mano.

Un portavoz dijo a los periodistas que las delegaciones están sentadas alrededor de una mesa oval y que de un lado está la delegación iraní, con Jalali al centro, y al frente de él está Solana.

A ambos lados del representante europeo están sentados funcionarios de los países involucrados en estas conversaciones.

Se informó de que la reunión durará alrededor de dos horas y que después los participantes compartirán una comida.

La portavoz de Solana, Christina Gallach, afirmó que este encuentro estará caracterizado por "la flexibilidad con el fin de favorecer un progreso".

La última oferta que Irán ha recibido abarca un paquete de incentivos para que este país suspenda el enriquecimiento de uranio y las negociaciones formales puedan reanudarse así en un tono positivo.

Como novedad, esta propuesta abre la puerta a un período de pre-negociación, durante el que Irán podría continuar con esa actividad, pero se comprometería a no poner en marcha nuevos centrifugadores. A cambio las seis potencias no adoptarían sanciones en su contra.

La reunión se celebra en el Ayuntamiento de Ginebra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios