La UE pone en marcha sin incidentes la misión civil en Kosovo

  • Más de mil expertos y funcionarios de Eulex asumen sus funciones en la controvertida provincia serbia, dando fin a la administración interina de la ONU

La misión civil de la UE en Kosovo, Eulex, inició ayer sus actividades sin incidentes en esta controvertida provincia serbia, que declaró su independencia en febrero en contra de la voluntad de Belgrado.

Más de mil expertos, policías, jueces, fiscales y funcionarios de aduanas y fronteras asumieron sus funciones en todo el territorio kosovar, incluyendo las áreas habitadas en su mayoría por serbios.

A pesar del temor a un rechazo de los ciudadanos serbios, en las primeras horas no se produjo incidente alguno contra la misión, la más grande en la historia de la UE.

El responsable máximo de Eulex, el francés Yves de Kermabon, dijo ayer en una rueda de prensa después de reunirse en la capital, Pristina, con la cúpula albano-kosovar que estaba satisfecho con el inicio de la misión. "Desde las 07.00 hemos asumido de la administración interina de la ONU (Unmik) el control sobre el ámbito del Imperio de la Ley en estrecha cooperación con el Gobierno", manifestó. "No se han producido incidentes esta mañana. Todo funcionó muy bien, sin problemas", agregó con satisfacción.

El general francés precisó que hasta la mañana de ayer en todas las estaciones de policía, tribunales y puntos aduaneros, los oficiales de Eulex asumieron sus puestos junto a los funcionarios kosovares para cumplir su misión de supervisar y asesorar.

Unos cien especialistas de Eulex fueron enviados a la parte norte de Kosovo, donde se concentra la mayoría de la población serbia, el 5% de los dos millones de habitantes del pequeño país, uno de los más pobres de Europa.

También fueron estacionados funcionarios europeos en los puntos fronterizos 1 y 31, destruidos en febrero por radicales serbios tras la declaración unilateral de la independencia por las autoridades en Pristina.

"En las semanas que vienen vamos a seguir construyendo nuestra misión para alcanzar su pleno nivel operativos al final del invierno", dijo Kermabon.

A primera hora de ayer un comandante policial de Eulex visitó la comisaría de Gracanica, un enclave serbio cerca de Pristina. Allí, fue recibido calurosamente por los colegas locales, serbios, y no se produjeron señales de tensiones con la población local.

La llegada de Eulex marca el final de nueve años de presencia predominante de la ONU en Kosovo con su misión Unmik, que al principio fue recibida con alegría por la población local pero que con el paso de los años ha sido vista con mayor escepticismo por su falta de eficacia y algunos casos de corrupción. La Unmik será reducida dramáticamente: unos 200 funcionarios se cambiarán a Eulex, mientras otros abandonarán el país.

El Consejo de Seguridad de la ONU aceptó a finales de noviembre el envío de Eulex a la zona tras una larga negociación con Serbia sobre las condiciones. Eso sí, la bandera de la ONU se mantendrá para cumplir la resolución 1.244 del Consejo de Seguridad, que exige su presencia en Kosovo.

Eulex debería haber sido enviada inmediatamente tras la declaración de la independencia de Kosovo el 17 de febrero para ayudar en el establecimiento de un Estado de Derecho, pero ante la firme resistencia de Belgrado el despliegue se retrasó más de medio año.

La fórmula de compromiso alcanzada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, con Serbia determina que Eulex es neutral en cuanto al Estado de Kosovo. Además, los serbios de Kosovo no responden en varios ámbitos como la Policía, aduanas o Justicia a Eulex sino que seguirán haciéndolo a Naciones Unidas.

Este acuerdo, conocido como el plan de seis puntos ha sido rechazado por la cúpula albano-kosovar al considerar que se pone en práctica una división administrativa del nuevo país. En ese sentido, el primer ministro kosovar, el ex líder guerrillero Hashim Thaci, dijo que su Gobierno cooperará con Eulex para conseguir en su país "una sola legislación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios