Sudáfrica admite que la negociación sobre Zimbabue está suspendida, pero no bloqueada

  • El presidente surafricano, Thabo Mbeki, asegura que las negociaciones entre el Gobierno zimbabuense y la oposición "van muy bien".

El presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, admitió este martes que las negociaciones entre el partido gubernamental y la oposición de Zimbabue, en las que oficia de mediador, están suspendidas temporalmente, pero no bloqueadas, y afirmó que se desarrollan "muy bien".

"Las partes están negociando, se han reunido durante varios días y continuarán haciéndolo. Las conversaciones van muy bien", dijo Mbeki durante una conferencia de prensa en Pretoria, al término de una reunión con el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Mbeki salió así al paso de las aseveraciones del opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MDC) de que las conversaciones que sostiene en Sudáfrica con la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) están bloqueadas por la intransigencia del partido gubernamental zimbabuense.

El portavoz oficial del MDC, Nelson Chamisa, dijo en Harare que "el partido no participa ya en las conversaciones", en las que la ZANU-PF pretende relegar al líder de la oposición, Morgan Tsvangirai, al puesto de tercer vicepresidente.

No obstante, Mbeki indicó que las conversaciones sólo han sido "suspendidas" para permitir que los equipos negociadores consulten con sus respectivos líderes.

"Las negociaciones no han concluido, serán suspendidas por unos pocos días porque (los equipos) quieren regresar a Harare para consultas con sus líderes principales acerca de lo que se ha discutido hasta ahora, pero regresarán hacia fines de la semana y reanudarán sus reuniones", afirmó el jefe de Estado sudafricano.

Tsvangirai, quien llegó el lunes a Sudáfrica, dijo a los medios locales que las conversaciones se encuentran en "punto muerto pues el Gobierno (del presidente zimbabuense, Robert Mugabe) no respeta la voluntad del pueblo".

El MDC exige que Tsvangirai, quien ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales el 29 de marzo pasado, debe encabezar el eventual gobierno de unidad nacional que surja de las negociaciones con la ZANU-PF.

Las conversaciones, que se celebran en un lugar no revelado y bajo un embargo de prensa, comenzaron la semana pasada tras la firma de un memorando de entendimiento entre la ZANU-PF y el MDC para negociar la formación de un Gobierno de unidad, en el que los opositores, que dominan el Parlamento elegido en marzo y aún no convocado por Mugabe, esperan una presencia destacada.

La dirección de la ZANU-PF decidió, sin embargo, que no aceptará ningún acuerdo con la oposición para formar Gobierno que no contemple la continuidad de Mugabe como presidente ejecutivo de Zimbabue, ya que él ganó la segunda ronda de los comicios, el 27 de junio.

La comunidad internacional ha rechazado el resultado de la segunda vuelta debido a que Mugabe participó en solitario pues Tsvangirai se retiró a causa de la violencia desatada contra los líderes y seguidores del MDC por las milicias de la ZANU-PF con la anuencia de las fuerzas de seguridad zimbabuenses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios