El Senado aprueba definitivamente la ratificación del Tratado de Lisboa

  • El proyecto de ley orgánica que autoriza a ratificar el nuevo Tratado ha contado con 232 votos a favor, seis en contra y dos abstenciones

Comentarios 3

El Pleno del Senado ha aprobado este martes de forma definitiva la ratificación del Tratado de Lisboa, con lo que España se convierte en el país número 23 de la UE en refrendar el futuro marco comunitario.

El proyecto de ley orgánica que autoriza a ratificar el nuevo Tratado ha contado con 232 votos a favor -PP, PSOE, PSC, CiU, PNV, CC, PAR-, seis en contra -ERC, BNG y Bloc per Mallorca- y dos abstenciones -ICV y el senador navarro independiente Francisco Javier Tuñón-.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha considerado un "momento histórico" el refrendo por España del texto de Lisboa, a pesar de los "interrogantes" que ha podido abrir en el futuro de la UE el triunfo del "no" en el referéndum de Irlanda.

Una vez aprobada la ratificación por las Cortes Generales, el Tratado y la ley que lo acompaña se publicarán en el BOE y será firmada por el Rey.

La entrada en vigor del nuevo ordenamiento estaba prevista para el 1 de enero de 2009, aunque ha quedado condicionada a la solución que se encuentre para el caso de Irlanda.

De los Veintisiete, restan por refrendarlo Suecia, Italia y República Checa.

El texto de Lisboa, firmado el 13 de diciembre de 2007 como sustitución de la fracasada Constitución Europea, derogará el vigente Tratado de Niza (2001).

Su principal aportación es el nuevo marco institucional con el que dota a la UE, que incluye la creación de un presidente estable de la UE y de un ministro de Exteriores y de Política de Seguridad.

Se suprimen las presidencias rotatorias semestrales, se refuerza el papel del Parlamento Europeo, que tendrá un nuevo reparto de escaños -España pasa de 50 a 54-, y se fija la mayoría cualificada, en vez de por unanimidad, como norma general para tomar decisiones.

Moratinos, quien ha intervenido en nombre del Gobierno, ha dicho que el Tratado hará que la UE afronte con "más legitimidad y eficacia" los retos del siglo XXI y los problemas de los ciudadanos.

El ministro ha admitido que el rechazo irlandés ha podido abrir dudas, pero ha subrayado la "voluntad general" de seguir con las ratificaciones a la espera de ver qué pasa con Irlanda.

En su opinión, el mayor logro es que la UE pase a tener una Carta de Derechos Fundamentales con valor jurídico, aunque no esté integrada en el nuevo Tratado por las reticencias de algunos países.

El senador del PP Alejandro Muñoz-Alonso ha afirmado que el nuevo documento ha "corregido errores" de la frustrada Constitución y ha reforzado sus aspectos más positivos, como una "arquitectura institucional más sólida".

Sí ha constatado la indiferencia de los ciudadanos respecto a los asuntos europeos, que "viven de espaldas" la UE, aunque ha abogado por abandonar el pesimismo.

El portavoz socialista, José Carracao, ha considerado que el Tratado es un "avance en democracia y en derechos" y equipa a Europa de más medios para afrontar desafíos como el de la inmigración.

Desde CiU, Jordi Vilajoana ha dicho que aunque haya que dejar tiempo a Irlanda, el nuevo marco de la UE debería estar en vigor para las próximas elecciones europeas, previstas en junio de 2009.

El portavoz del PNV, Iñaki Anasagasti, ha abogado por avanzar pese a que Europa, siendo "un gigante económico", sea "un enano, una aceituna", desde el punto de vista político.

La Entesa Catalana de Progrés (ECP) ha apoyado una UE "fuerte, integradora y federal" que contribuya a generar "un verdadero patriotismo europeo", según su senador Joan Sabaté.

El representante del Partido Aragonés (PAR), José María Mur, ha dado un apoyo "crítico" al texto, mientras que el de CC Alfredo Belda ha resaltado el reconocimiento de Canarias como región ultraperiférica.

Dos senadores que han votado en contra del Tratado, José Manuel Pérez Bouza (BNG) y Pere Sampol (Bloc per Mallorca), han justificado su postura en que la reforma de la UE supone un déficit democrático y un recorte de derechos sociales.

A su salida del hemiciclo, Moratinos ha declarado a los periodistas que la ratificación demuestra el "compromiso europeísta" de la sociedad española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios