Sarkozy destaca la unanimidad en acuerdos contra la crisis y el cambio climático

  • El presidente francés se ha mostrado satisfecho con los resultados de la cumbre de la UE la semana pasada

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha destacado la importancia de los acuerdos unánimes alcanzados la pasada semana por la cumbre de la UE contra la crisis económica y el cambio climático a pesar de las diferencias previas. 

"Somos 27 países y no es fácil dar a los 27 países una solución común", afirmó Sarkozy en una intervención ante el pleno del Parlamento Europeo en la que expuso los logros de la presidencia francesa de la UE. 

Sobre el plan económico, Sarkozy recalcó que entiende que puede haber "desacuerdos o malentendidos", pero insistió en que a pesar de esos obstáculos y de la proximidad de las campañas electorales en algunos países se ha logrado "un acuerdo para luchar contra la crisis económica". 

El presidente francés destacó también que "todos" los países tienen motivos de satisfacción sobre el acuerdo en las medidas contra el cambio climático, y pidió que el PE refrende mañana este programa de acción. 

Sarkozy recordó que esa decisión se logró teniendo en cuenta las preocupaciones de países como Polonia o Hungría, donde la reconversión industrial ya desmanteló buena parte de la industria pesada y se temían las consecuencias económicas y sociales de un plan muy ambicioso. 

Explicó que la cuestión no fue "imponer un acuerdo ambiental a Polonia y Hungría, sino evitar en esos países una explosión social y promover un crecimiento verde". 

Sarkozy subrayó también el acuerdo alcanzado por la cumbre para intentar que Irlanda ratifique el Tratado de Lisboa, y admitió que aunque la cesión a Dublín para que la Comisión Europea tenga un miembro por cada país supone "un esfuerzo" para muchos en la UE, la prioridad es la entrada en vigor del texto. 

En el conjunto de la presidencia francesa, reconoció que no hubiera podido lograr acuerdos "si no hubiéramos escuchado los problemas de cada Gobierno democrático". 

En este sentido, advirtió contra el "integrismo europeo", ya que "querer construir Europa contra los países sería un error". 

"He intentado que cambie Europa y así ha sido", recalcó el presidente francés sobre sus seis meses al frente de la presidencia rotatoria de la UE. 

Sarkozy destacó otros episodios destacados de la presidencia francesa, como la mediación en el conflicto de Georgia, la aprobación de la Unión Por el Mediterráneo, o la continuación de la puesta en marcha de la política común de inmigración. 

Sobre la política europea de defensa, señaló su punto de vista de que "es complementaria de la OTAN, no hay que oponer la una a la otra". 

El jefe del Estado francés pidió que la UE sea "ambiciosa", ya que en su seno es más fácil lograr consenso en torno a los grandes proyectos que en los pequeños, que "no son suficientes para sobrepasar los egoísmos nacionales". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios