Sarkozy defiende una Europa con estados "fuertes" y "rostros"

  • El mandatario francés arremete contra los "integristas" en su discurso de despedida como presidente de turno de la UE ante el Parlamento de Estrasburgo

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, arremetió ayer contra los "integristas europeos" y defendió la necesidad de una Europa con estados "fuertes" y "rostros" al frente de las instituciones para hacer avanzar la Unión.

En su despedida ante el Parlamento Europeo como presidente de turno de la UE, Sarkozy hizo balance de los últimos seis meses, pero sobre todo aprovechó para insistir en su idea de una nueva Unión Europea. "He intentado hacer que Europa cambie y creo que así ha sido", aseguró en referencia a su mandato al frente de los Veintisiete que, reconoció, también le ha "cambiado" a él.

Sarkozy afirmó que Europa "es más fuerte" que hace seis meses y confió en que la UE "siga cambiando" porque fue "la idea más bonita del siglo XX" y "sigue siendo necesaria"; sin embargo, "es una locura construir Europa contra las naciones y los estados", pues "la peor forma de hacer Europa es obligar a los ciudadanos a elegir entre su país y la UE".

Sarkozy insistió en que una Presidencia europea "fuerte" es positiva y no perjudica el papel del resto de instituciones, y defendió que en la UE es mejor ser "muy ambicioso que mezquino", pues los grandes planes son los que pueden superar "los egoísmos nacionales".

En su repaso a los principales avances de estos seis meses, el líder francés destacó la rápida intervención para frenar la guerra en Georgia y la respuesta común pactada a la crisis financiera y económica.

Respecto a este último punto, admitió que hubo "dudas, titubeos y malentendidos", pero recordó que los países tienen situaciones muy distintas y que "no es fácil ofrecer a todos la misma política, más en un momento en el que algunos van a tener elecciones". Además, reivindicó la importancia del acuerdo unánime alcanzado la pasada semana en la cumbre para luchar contra el cambio climático, a pesar de las diferencias previas, y aseguró que los retoques aprobados buscaban satisfacer las demandas de varios gobiernos y que los objetivos medioambientales no provocasen una "explosión social" en esos países.

El estilo y los resultados de Sarkozy al frente de la UE parece que convencieron ayer en Estrasburgo (Francia) a la mayoría de los parlamentarios, que le dedicaron una gran ovación.

Para el Partido Popular Europeo, la Presidencia francesa ilustra las políticas prioritarias del centro-derecha, con acciones "pragmáticas" y "centradas en el ciudadano", aseguró el líder parlamentario del grupo, Joseph Daul.

También los socialistas se sumaron a los halagos al "omnipresente" Sarkozy, según lo definió el portavoz del grupo, el alemán Martin Schulz. "La Presidencia francesa ha sido un éxito y le doy la enhorabuena porque se ha demostrado usted como un dirigente europeísta, aunque yo tenía mis dudas en el pasado", dijo. "Se trataba de hacer avanzar Europa y usted lo ha hecho", concluyó.

En la misma línea, el liberal Graham Watson destacó el "entusiasmo, la creatividad y la capacidad" de gestión de Sarkozy, aplaudida por el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios