El Pentágono planifica ya el cierre de Guantánamo

  • El secretario de Defensa, Robert Gates, ha ordenado la preparación de planes para clausurar la prisión por indicación del presidente electo, Barack Obama.

El gobierno de Estados Unidos está preparando ya planes para cerrar la prisión de Guantánamo por orden del secretario de Defensa, Robert Gates, según confirmó el portavoz del Pentágono, Geoff Morrell.

Morrell confirmó que el presidente electo, Barack Obama, "dejó muy claro" que quiere cerrar Guantánamo pronto. "Así que el secretario quiere estar preparado para ayudarle intentando encontrar la solución a este espinoso problema", agregó el portavoz.

Obama ya designó a Gates como su secretario de Defensa, por lo que el ex director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) será el único miembro del gabinete de George W. Bush que se mantendrá en el cargo después del 20 de enero.

El portavoz ministerial aseguró que la petición de Gates llegó "después de las elecciones" del 4 de noviembre. Aunque rechazó revelar si el secretario puso un plazo para terminar el plan, Morrell sí dejó claro que debe estar listo "lo antes posible". "Su equipo está trabajando de manera que esté preparado para asistir al presidente electo en el caso de que desee ocuparse del asunto muy pronto en su mandato", afirmó.

Morrell también explicó que el informe se encargó por los cauces habituales: a expertos dentro del propio Pentágono y sin la creación de un grupo especial de trabajo.

La Administración Bush y el propio Gates ya manifestaron su intención de cerrar la prisión de Guantánamo, utilizada para retener a los "combatientes enemigos" acusados de terrorismo.

Estados Unidos ya envió a numerosos presos a sus países de origen. El problema, sin embargo, es qué hacer con los aproximadamente 250 que aún siguen detenidos en la base que Estados Unidos tiene en Cuba. En la mayoría de esos casos, Washington no quiere enviarlos a sus países de origen por temor a que sean liberados o torturados, y no hay terceros países que los acojan.

El gobierno de Washington tampoco desea trasladarlos a cárceles en territorio estadounidense porque entonces debería tratarlos como prisioneros comunes y no podría aplicarles las leyes militares y otra legislación creada al efecto. Obama y Gates ya dejaron claro que la solución para esos casos pasa por una nueva legislación aprobada por el Congreso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios