Pakistán actúa contra el grupo acusado de los atentados de Bombay

  • Pakistán lanza en su parte de Cachemira una operación de las fuerzas de seguridad contra activistas del grupo acusado del ataque a la India, aunque fuentes occidentales dudan de su auténtico alcance

Presionado por la India, Pakistán ha lanzado en su parte de Cachemira una operación de las fuerzas de seguridad contra activistas del grupo acusado del atentado de Bombay, aunque fuentes occidentales dudan de su auténtico alcance. La operación, ejecutada este domingo, afectó a objetivos del grupo terrorista Lashkar-e-Toiba (LeT), al que la India acusa de estar detrás de los recientes atentados de Bombay, informó hoy una fuente de Interior.

Según el rotativo Dawn, la razia tuvo lugar en varias instalaciones a las afueras de Muzzafarabad, la capital de la Cachemira paquistaní, y en ella han sido detenidos al menos 20 supuestos miembros del LeT, incluido el comandante Zakiur Rehman Lakhwi. De acuerdo con esta versión, las fuerzas de seguridad inspeccionaron también un edificio que estaba siendo utilizado por la organización Jamaat-ud-Dawa, el grupo bajo el que las autoridades indias consideran que se esconde el LeT.

El canal de televisión Geo Tv aseguró que el Ejército ordenó el desalojo de una madrasa (escuela coránica) de Jamaat-ud-Dawa, y que ocho personas fueron detenidas durante la operación. El portavoz de Interior, Shahidullah Baig, confirmó hoy las detenciones y la operación, la primera que emprende Pakistán desde los atentados de Bombay, pero evitó ofrecer detalles alegando que las autoridades cachemires son las responsables y "de momento no han contactado" con su Ministerio.

Posteriormente, el Ejército explicó en un comunicado que "hay una operación en marcha de las fuerzas de seguridad". "Se trata de una operación dirigida por los servicios de inteligencia contra grupos y organizaciones extremistas proscritas", precisa la nota, que añade que "se han producido arrestos y las investigaciones continúan".

Una fuente de seguridad occidental aseguró tener indicios de que la acción militar es un "lavado de cara fruto de la presión internacional" y puso en duda "el alcance de las detenciones". "Es probable que haya habido llamadas al LeT antes de lo sucedido", ironizó, y recordó que esta es una estrategia similar a la empleada anteriormente contra otros insurgentes en las áreas tribales fronterizas con Afganistán.

Según los analistas, el LeT fue creado en la década de 1980 con ayuda del ISI y otras agencias paquistaníes de inteligencia para apoyar al movimiento separatista en la parte india de Cachemira, que ambas potencias nucleares se disputan desde la partición e independencia del subcontinente, en 1947.

La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, dijo ayer en una entrevista que "existen pruebas" de que los autores de los ataques en la capital financiera india "utilizaron de alguna manera territorio paquistaní". Rice había visitado la semana pasada Islamabad tras su paso por Nueva Delhi en un intento por rebajar la tensión entre la India y Pakistán, e instado a las autoridades paquistaníes a eliminar todas las bases terroristas y a cooperar en la investigación.

Aunque el Gobierno paquistaní ofreció de inicio su ayuda a la India, hasta ahora se había mostrado reticente a actuar alegando que no disponía de pruebas suficientes, y además ha dejado claro que no entregará a la India a los sospechosos que ésta le reclama, sino que los juzgará en Pakistán. Sin embargo, el Gobierno de Pakistán renovó hoy su oferta de crear una investigación conjunta con la India y propuso enviar por el momento a Nueva Delhi "una delegación de alto nivel lo antes posible" para recabar información y seguir con sus propias pesquisas, según un comunicado de Exteriores.

Además, un comité gubernamental de Defensa convocado hoy por el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, "reiteró" el "compromiso de Pakistán a no permitir que su territorio sea utilizado para ningún tipo de actividad terrorista en la región y en el mundo", según un comunicado de la oficina de Guilani.

La India mantiene que los autores de los ataques fueron "elementos paquistaníes" y dice haber pedido la extradición de 20 terroristas, entre ellos los líderes del LeT, los gángsters Dawud Ibrahim y Tiger Memon y el jefe del grupo integrista Jaish-e-Mohammed, Masud Azhar. Pakistán, que dice haber recibido sólo una petición de extradición de tres supuestos terroristas, ha negado que Ibrahim y Memon, dos indios convictos por los atentados de Bombay de 1993, se encuentren en el país y pidió a la India más pruebas contra Azhar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios