Obama inicia su gira internacional con una visita sorpresa a Afganistán

  • El candidato demócrata, que se desplazó a la mayor base estadounidense en suelo afgano, tiene previsto entrevistarse con el presidente Karzai · La agenda del senador está marcada por el secretismo

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, inició ayer una gira a varios países de Europa y Oriente Próximo con una visita sorpresa a Afganistán, país que se ha fijado como una prioridad estratégica si alcanza la Presidencia de Estados Unidos.

Obama aterrizó en la mañana de ayer en el aeropuerto de Kabul, desde donde se desplazó a Bagram, localidad situada a 60 kilómetros al noroeste de la capital afgana donde se encuentra la mayor base estadounidense del país, y después voló a la provincia oriental de Nangarhar, donde visitó a las fuerzas norteamericanas desplegadas en la zona y se reunió con comandantes norteamericanos.

Obama regresó después a Kabul para reunirse con el presidente afgano, Hamid Karzai, según una fuente del palacio presidencial del país asiático, a pesar de que desde el Ministerio de Exteriores afgano se aseguró a la agencia PAN que la reunión entre ambos tendría lugar hoy.

Fuentes militares de EEUU consultadas por Efe se negaron a desvelar la agenda del candidato a la Casa Blanca, e incluso la Embajada estadounidense en Kabul rehusó confirmar que Obama esté en suelo afgano.

"Estoy ansioso de ver cuál es la situación sobre el terreno", había declarado Obama a los periodistas antes de abandonar EEUU, confirmando que, tras Afganistán, hará escala en Iraq.

"Quiero, evidentemente, hablar con los oficiales y hacerme una idea, tanto en Afganistán como en Bagdad, de cuáles son sus principales preocupaciones", indicó. También "pretendo dar las gracias a los soldados por el trabajo heroico que llevan a cabo", agregó.

El candidato a la Presidencia dejó claro que su visita a estos dos países con presencia militar estadounidense la haría como senador, dejando al presidente actual, George W. Bush, la tarea de definir la política a seguir con Karzai y el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki.

De los casi 53.000 militares de la OTAN desplegados en Afganistán, cerca de la mitad son estadounidenses, y Washington tiene además bajo mando directo a otros 12.000 soldados.

La gira del senador de Illinois incluye Israel, Jordania, Francia, Alemania y el Reino Unido.

Obama tenía previsto visitar el país centroasiático este verano, y los medios estadounidenses dieron por sentado que sería durante esta gira, aunque la campaña del senador demócrata no lo confirmó por razones de seguridad.

El martes pasado, Barack Obama reiteró su compromiso de acabar la guerra de Iraq si gana las elecciones e insistió en que tras lograr ese objetivo se concentrará en luchar contra Al Qaeda y la insurgencia talibán en Afganistán.

Según Obama, la concentración en Iraq ha propiciado un deterioro de la situación en Afganistán y ha hecho posible que la red terrorista Al Qaeda se haga fuerte en la frontera de Pakistán con Afganistán, donde predomina la etnia pastún, la propia de los talibanes.

Es en el tercio meridional de Afganistán, fronterizo con Pakistán, donde tienen lugar los combates más violentos entre las fuerzas internacionales y afganas y la insurgencia talibán, que tiene sus mayores bastiones en las provincias de Helmand y Kandahar.

Al otro lado de la frontera, en el noroeste paquistaní, la Inteligencia estadounidense sospecha que se esconden importantes líderes de la insurgencia talibán y de Al Qaeda, entre ellos Osama ben Laden.

El Gobierno paquistaní que se formó tras los comicios de febrero ha apostado por dialogar en su territorio con aquellos grupos islamistas que quieran deponer las armas, una medida que no ha gustado en Kabul y que incluso llevó a Karzai a asegurar que el Ejército afgano golpearía a líderes talibanes en Pakistán si es necesario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios