La OTAN desplegará misiles en Turquía para protegerla de Siria

  • Los ministros de Exteriores aliados destacan que su misión será únicamente defensiva y no dará apoyo a ninguna zona de exclusión aérea · Rusia pide que no se sobrestime el peligro que puede plantear Damasco

Los ministros de Exteriores de la OTAN autorizaron ayer el despliegue de misiles estadounidenses, alemanes y holandeses en Turquía con el fin de defender el país de posibles ataques desde Siria.

"Cualquier despliegue será únicamente defensivo y no dará apoyo a ninguna zona de exclusión aérea u operación defensiva", señalaron los ministros en una declaración escrita.

La medida, recalcó la Alianza Atlántica, tiene como objetivo exclusivo proteger el territorio y la población de Turquía, que ya ha sufrido repetidas agresiones desde el país vecino a lo largo del conflicto entre el Gobierno de Bashar al Asad y la oposición.

"El mero hecho de que los misiles Patriot estén desplegados hace que cualquier agresor potencial tenga que pensárselo dos veces antes de considerar atacar a Turquía", aseguró el secretario general aliado, Anders Fogh Rasmussen, en una conferencia de prensa.

El político danés recordó que la "tarea última de la OTAN es la protección y defensa de sus miembros" y subrayó que todos los aliados recalcaron su solidaridad y apoyo a Turquía.

Para la OTAN, los misiles en territorio turco servirán como "disuasión efectiva" y contribuirán a reducir la tensión en la frontera.

Según fuentes diplomáticas, los Patriot serán utilizados principalmente para garantizar la seguridad de centros de población y de infraestructuras clave.

La llegada a Turquía de las baterías antiaéreas y de las tropas que las operarán se producirá en un plazo de "semanas", pero está aún pendiente de las decisiones de los tres países que cuentan con esa capacidad ahora mismo: Estados Unidos, Holanda y Alemania.

Los dos últimos ya adelantaron ayer que respaldan la ayuda a Ankara y que propondrán a sus parlamentos el despliegue, mientras que fuentes estadounidenses aseguraron que su intención es responder de forma "positiva" a la petición turca, pero no concretaron nada más.

Mientras tanto, Rusia pidió a los aliados que no sobrestimen el peligro que puede plantear Siria para Turquía y aseguró que los obuses sirios que han impactado en los últimos meses en suelo turco y que causaron la muerte de varios civiles, siempre han sido acciones accidentales.

Moscú critica el envío de más armas a la región, pero no cuestiona el derecho de Turquía a solicitar la ayuda de sus socios, según aseguró en Bruselas el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, tras reunirse con sus homólogos.

En todo caso, insistió en que para Moscú el aumento del arsenal militar en la región "aumenta el riesgo de que se use" y de un conflicto cada vez más militarizado.

Las relaciones entre Rusia y la Alianza Atlántica son aún tensas por sus diferencias sobre el escudo antimisiles que la OTAN desarrolla sobre Europa, a pesar de que las dos partes cooperan en toda una serie de ámbitos.

Pese a que la OTAN insiste en que no va a intervenir en Siria, el conflicto en el país árabe centró ayer la reunión ministerial de la Alianza, que quiso enviar una clara advertencia a Damasco sobre un eventual uso de su arsenal químico.

Rasmussen explicó al término de la reunión que los 28 ministros expresaron "unánimemente" su preocupación por esa posibilidad y advirtieron de que sería "completamente inaceptable".

Según el secretario general, el uso de armas químicas desencadenaría "una reacción inmediata" de la comunidad internacional, un mensaje que repitieron varios socios como Francia, el Reino Unido, Alemania e Italia.

La advertencia llega después de que la Casa Blanca anunciase el lunes su preocupación por la posibilidad de que Damasco se esté preparando para usar armas químicas y de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtiese a Al Asad de que ello tendría "consecuencias".

Preguntado sobre este asunto, Lavrov aseguró que Rusia mantuvo contactos con Damasco y recibió "confirmación" de que no usará ese arsenal. El ministro ruso recordó que "no es la primera vez" que aparecen "mensajes" o "rumores" de movimiento de armas químicas por parte del régimen, y aseguró que su país no aceptará "ninguna violación de las leyes y tratados internacionales" en este ámbito.

En todo caso, la OTAN insistió en que no es su responsabilidad proteger a la población siria, sino que corresponde a la comunidad internacional facilitar una "solución pacífica" al conflicto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios