Nuevos disturbios en Grecia mientras entierran a joven al que mató un policía

  • Los incidentes ocurrieron a pocos metros del cementerio del barrio ateniense de "Nea Smirni", donde un centenar de personas despedía al joven que murió el pasado sábado por los disparos de un agente de la policía griega.

Comentarios 5

Los sindicatos griegos rechazaron el llamamiento hecho por el primer ministro, Costas Karamanlis, a cancelar la multitudinaria manifestación prevista para el miércoles, con motivo de la huelga general de 24 horas con el fin de evitar nuevos disturbios. El primer ministro había hecho el llamamiento con el fin de evitar nuevos actos de violencia, después de cuatro días de disturbios en todo el país.

Por su parte, el líder del opositor Partido Socialista (PASOK) George Papandreou, pidió al Gobierno que dimita y convoque elecciones anticipadas con el fin de acabar con los disturbios.

"Nuestra respuesta es que la huelga y la manifestación se celebrarán como estaba previsto", señaló el portavoz de la mayor confederación de trabajadores del país, la GSEE, Stathis Anestis. La huelga de mañana había sido convocada en protesta por las políticas económicas de Gobierno conservador del primer ministro, pero Karamanlis había solicitado su cancelación con el fin de evitar nuevos disturbios. "Os pido que aplacéis la manifestación prevista durante la huelga de 24 horas con el que de que ese acontecimiento laboral no dé la oportunidad para nuevos actos de violencia", afirmó.

Los dirigentes sindicales y los líderes de la oposición argumentan su negativa a suspender los actos porque las reformas del Gobierno han empeorado la situación de una quinta parte de los griegos, que se sitúan por debajo del umbral de la pobreza, según informaciones de Reuters recogidas por otr/press. "El Gobierno ya no tiene la confianza de la gente", afirmó el líder del Partido Socialista. "Lo único que puede hacer este Gobierno es dimitir y dejar a la gente que emita su veredicto", sentenció Papandreou, que abogó por que se convoquen elecciones anticipadas.

Multitudinario entierro

Por otro lado, más de 5.000 personas asistieron al entierro del joven Alexandros Grigoropoulos, de 15 años, que falleció el pasado sábado por el disparo de un policía, y cuya muerte fue el detonante de todos los disturbios que asolan el país heleno, y que ya duran cuatro días. De hecho, antes, durante y después de la ceremonia, se produjeron enfrentamientos en las afueras del cementerio entre la policía, que lanzaba gases lacrimógenos, y los manifestantes, que respondían con bombas incendiarias.

La policía informó de que ya han detenido a 200 personas, algunos por los saqueos, pero que están intentando evitar los enfrentamientos directos para evitar que empeore la situación.

Las protestas llegan al menos a 10 ciudades de Grecia, un país miembro de la UE y que tiene 11 millones de habitantes. Entre las zonas afectadas por los enfrentamientos se encuentran las zonas turísticas de Creta y Corfú. En las ciudades norteñas de Salónica y Ioannina los manifestantes se enfrentaron a la policía y quemaron contenedores.

Mientras tanto, en Atenas, más de 130 tiendas han sido destruidas, defraudando las expectativas de las pequeñas y medianas empresas, que esperaban maquillar su difícil situación económica durante la temporada de navidad. En total, en todo el país, más de 100 edificios han sido destruidos, y más de 50 personas han resltado heridas. 

Por otro lado, durante la mañana del martes, unas 10.000 personas rodearon el Parlamento griego, provocando la intervención de la policía antidisturbios. Tras más de una hora de enfrentamientos, los antidisturbios, equipados con escudos y máscaras de gas, lanzaron gases lacrimógenos para disolver la multitud. Pero varios de los jóvenes, ataviados con pañuelos mojados, se reagruparon para lanzar piedras a la policía, mientras llamaban a quemar el Parlamento.

Sin embargo, muchos de los manifestantes de Atenas no eran anarquistas ni miembros de la mayoría de grupos que se están manifestando, como los estudiantes. Un hombre de negocios, vestido de traje, se encontraba entre los manifestantes del Parlamento, al grito de "tenéis que iros". "Estoy aquí porque tengo la sensación de que algo está pasando, de que algo está cambiando en la sociedad", dijo Thodoros Adamopoulos, de 53 años.

Por otro lado, unos 60 estudiantes se manifestaron ante el consulado griego en París. La protesta de los jóvenes comenzó hacia las 11.00 y duró aproximadamente tres horas, según explicó el consejero de comunicación de la Embajada, Alexandros Bouzis. El grupo entró en el patio del edificio y logró avanzar hasta la escalera, pero en ningún momento ocupó la sede del consulado, que no obstante se ha visto obligado a cerrar hoy ante la imposibilidad de realizar su trabajo con normalidad. El consejero griego indicó también que la manifestación se puede calificar de "más o menos pacífica" y que los chicos reclamaron entrar e intentaron penetrar en los locales del consulado pero que no lo lograron, por lo que permanecieron todo el tiempo en el patio y las escaleras de acceso. Los manifestantes tuvieron "algunos intercambios de palabras" pero no protagonizaron escenas violentas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios