Negocian con Pyongyang la entrada de inspectores para tomar muestras del arsenal

  • En la actual reunión de Pekín se estudia también la entrega de un millón de toneladas de petróleo pesado para el Norte, a medida que acceda a la verificación de su arsenal

Las conversaciones multipartitas sobre la crisis nuclear norcoreana se centraron este martes en un borrador para arrancar de Pyongyang el beneplácito para el acceso de inspectores extranjeros a la toma de muestras del arsenal nuclear norcoreano. 

Las dos Coreas, Estados Unidos, Rusia, Japón y China (país anfitrión) han analizado un borrador en el que supuestamente se estipula la toma de muestras y las visitas de los inspectores a Yongbyon, principal reactor norcoreano, y otras instalaciones como parte del proceso de verificación del arsenal, que deberá ser desmantelado. 

Así lo insinuó el negociador estadounidense en esta crisis, Christopher Hill, que no quiso entrar en detalles sobre el documento que circula entre los seis jefes de delegación reunidos desde el pasado lunes en Pekín. 

Las negociaciones sobre este documento de verificación se prolongarán mañana, miércoles. 

El portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Liu Jianchao, confirmó en rueda de prensa que el principal escollo para avanzar en el desarme norcoreano es ahora la verificación, un obstáculo lo suficientemente importante para haber congelado estas negociaciones en los últimos cinco meses. 

El desacuerdo en esta ocasión gira en torno a si Pyongyang accedió a que los inspectores entraran sólo en Yongbyon o en el resto de instalaciones todavía no declaradas por el aislado y depauperado régimen. 

El diálogo a seis se inició en 2003, y en 2006 vivió su peor momento cuando en octubre Corea del Norte llevó a cabo el primer ensayo nuclear de su historia. 

Sin embargo, en 2007 el régimen estalinista accedió al desarme a cambio de un paquete de ayuda económica y reconocimiento político que debe implantarse bajo un principio de simultaneidad que no está siendo fácil de llevar a la práctica. 

"Esperemos que todas las partes practiquen la sabiduría y se llegue a un consenso bajo el principio de compromiso por compromiso", señaló hoy el portavoz chino. 

En la actual reunión de Pekín se estudia también la entrega del restante paquete de un millón de toneladas de petróleo pesado para el Norte, a medida que acceda a la verificación de su arsenal. 

Se trata del último encuentro a seis bajo la legislatura de la administración de George W. Bush, con la que Corea del Norte ha vivido sus peores momentos de tensión, aunque según el negociador Hill, no se vislumbran grandes cambios en la postura estadounidense bajo el mandato del presidente electo Barack Obama. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios