Mueren nueve soldados de la ISAF en un combate en Afganistán

  • Al menos nueve soldados de la OTAN han muerto y otros 15 han resultado heridos en el transcurso de un combate registrado en el noreste afgano.

El combate comenzó de madrugada en el norte de la provincia oriental afgana de Kunar, cuando un grupo de asaltantes talibanes atacó un puesto de combate de la ISAF y el Ejército afgano en las cercanías de la frontera con Pakistán, según la nota.

La ISAF afirmó haber rechazado el asalto tras varias horas de combate, en el que además resultaron heridos cuatro soldados del Ejército afgano y se produjeron bajas talibanes.

"Aunque no hay un cálculo final, creemos que los insurgentes han sufrido cuantiosas bajas durante las horas de combate", recogió el breve comunicado de la organización.

Horas antes, la ISAF había dado parte del suceso en otra nota, en la que situó las hostilidades en el distrito de Dara-I-Pech con inicio a las 04:30 de la mañana hora local (00:00 GMT)

Según ese primer comunicado, los insurgentes emplearon armas cortas, ametralladoras, lanzagranadas y morteros en el ataque, durante el cual se parapetaron en casas, tiendas y la mezquita de la localidad de Wanat.

La ISAF, que ya en ese primer comunicado reconoció haber sufrido "bajas", respondió con armas cortas, ametralladoras, mortero y artillería, y solicitó el apoyo de la aviación y de helicópteros de combate.

El combate de Dara-I-Pech es ya uno de los más sangrientos para las tropas internacionales desde el comienzo de la Operación Libertad Duradera y la expulsión de los talibanes del poder, en el año 2001.

Las áreas fronterizas con el cinturón tribal de Pakistán son uno de los mayores focos de actividad de los insurgentes, que según el Pentágono y el Gobierno afgano aprovechan los poros de la frontera para maniobrar a su antojo contra las tropas internacionales.

Kunar, donde hay desplegadas tropas de Estados Unidos, es una provincia cercana al punto donde la semana pasada se produjo un bombardeo estadounidense que causó la muerte a 47 civiles según fuentes afganas, aunque la Coalición mantiene que eran insurgentes.

En Afganistán han muerto en lo que va de año víctimas de la violencia unas 2.000 personas, entre ellas 700 civiles.

En las últimas 48 horas, al menos 40 insurgentes han muerto en otra operación de las fuerzas de la Coalición en la conflictiva región de Helmand, según la comandancia de EEUU, que también anunció la muerte de "varios" rebeldes en la provincia limítrofe de Uruzgan.

En esta última región, un suicida detonó por la mañana una carga explosiva junto a un coche de Policía en un bazar del distrito de Deh Rawood, y causó la muerte de veinte civiles y cuatro agentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios