Israel promete que ningún edificio de Hamas en Gaza quedará en pie

  • El jefe adjunto del Estado Mayor judío asegura que "lo más duro está por llegar"

Ningún edificio de Hamas en la Franja de Gaza seguirá en pie tras la operación militar iniciada por Israel contra el movimiento islamista, prometió ayer el jefe adjunto del Estado Mayor, el general Dan Harel.

"Tras la operación, no quedará ningún edificio de Hamas en pie en Gaza", afirmó Harel, cuyas declaraciones fueron recogidas por el portal web Ynet, del diario Yediot Aharonot. "Esta operación es diferente a las anteriores. Hemos puesto el listón muy alto y vamos en esa dirección", añadió.

"No estamos golpeando sólo a los terroristas y los lanzacohetes, sino a todo el Gobierno de Hamas. Apuntamos a los edificios oficiales, a las fuerzas de seguridad, y atribuimos la responsabilidad de todo lo que ocurre a Hamas. No hacemos ninguna distinción entre sus distintas ramificaciones", afirmó. "Sólo estamos al comienzo de la batalla. Lo más duro está por llegar y hay que prepararse para ello", subrayó. "Queremos cambiar las reglas del juego en la Franja".

El Ejército israelí, que desde el sábado efectúa en Gaza ataques aéreos masivos contra Hamas que ya han matado al menos a 345 personas, se ha limitado a decir hasta ahora que su objetivo era "limitar" los disparos de cohetes palestinos contra el sur del territorio israelí.

Por su parte, el ministro de Defensa judío, Ehud Barak, anunció ayer durante una sesión especial de la Knesset (Parlamento) de Jerusalén que la ofensiva en la Franja "será ampliada y agudizada tanto como sea necesario". "Sabemos cuáles son los objetivos y avanzamos hacia ellos con determinación", añadió.

Según Barak, la operación no responde a "sentimientos de venganza" o "furia", sino que llega tras meticulosas preparaciones "llevadas a cabo con la cabeza fría y responsablemente", y reiteró que Israel considera a Hamas responsable de la ofensiva, debido a los continuos ataques con cohetes perpetrados desde la Franja, pese a que Israel retiró voluntariamente todas sus tropas y asentamientos hace más de tres años.

Por su parte, cientos de tanques israelíes cercaban ayer Gaza a la espera de la orden de invadir la Franja, cuyo entorno geográfico ha sido declarada "zona restringida" por el Ejército judío.

Sólo las carreteras asfaltadas y los principales núcleos urbanos estaban abiertos al tránsito civil en el área, donde unidades de vehículos acorazados y carros de combate se habían apostado y permanecían alineadas entre bosques, lomas y cañadas.

A 500 metros del paso de Eretz, desierto pero habitualmente el más empleado para el tráfico de personas, dos docenas de tanques se habían desplegado tras una vereda, y algo más al sur, en Nakhal Oz, una dotación policial impedía el paso a un kilómetro de ese otro puesto fronterizo, normalmente el más empleado para la entrada a Gaza de suministros y víveres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios