Irlanda pide soluciones conjuntas aunque es muy pronto para otra consulta

  • "Hemos estado en esta situación antes y, colectivamente, los miembros de la UE han trabajado juntos para lograr una vía hacia adelante", afirmó Michéal Martin, ministro irlandés de Exteriores

El ministro irlandés de Exteriores, Michéal Martin, pidió hoy que la Unión Europea (UE) busque soluciones de forma conjunta al resultado negativo del referéndum de su país sobre la ratificación del Tratado de Lisboa.

"Hemos estado en esta situación antes y, colectivamente, los miembros de la UE han trabajado juntos para lograr una vía hacia adelante", afirmó Martin en declaraciones a su llegada a una reunión de ministros de Exteriores de la UE que analizará cómo intentar salir del embrollo causado por el rechazo de los ciudadanos irlandeses al tratado.

La solución conjunta "es nuestra esperanza, es nuestro deseo", añadió el ministro irlandés, quien dijo que las modalidades específicas de una posible salida a la situación "están por verse".

Por ello, Martin consideró "demasiado pronto" aventurar la posibilidad de una nueva consulta popular en su país, similar que la que hubo en 2002 -esta vez con resultado positivo- tras el rechazo de los irlandeses al Tratado de Niza en otro referéndum de 2001.

Explicó que los ciudadanos irlandeses han votado "y su decisión tiene que ser respetada", pero también mostró su comprensión a que otros países continúen sus procesos de ratificación por vía parlamentaria.

"Estamos en una situación incierta", reconoció el ministro irlandés de Exteriores.

Martin reconoció que su Gobierno estaba "decepcionado con el resultado" del referéndum, pero recalcó que fue producto de un proceso democrático, aunque Irlanda "es un miembro entusiasta" de la Unión Europea.

Javier Solana, Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad Común, se mostró confiando en que "vamos a resolver este problema, no sé cómo desde el punto de vista práctico, pero lo vamos a resolver".

Por su parte, el ministro finlandés de Exteriores, Alexander Stubb, afirmó claramente que el Tratado de Lisboa "no está muerto" y que el proceso de integración europea "no se ha detenido".

Stubb recordó que Europa siempre se las ha arreglado para encontrar una solución tras los resultados negativos de algunos referendos nacionales a sus tratados, por lo que se mostró "confiando" en lograr "un arreglo juntos".

"Tenemos que mostrar solidaridad. No vamos a dejar atrás a un amigo", añadió sobre Irlanda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios