Irán debatirá su programa nuclear sin suspender el enriquecimiento de uranio

  • Estados Unidos participa por primera vez en las reuniones que tienen lugar el sábado en Ginebra

Irán anunció este viernes su intención de mantener un diálogo constructivo sobre su programa nuclear en las conversaciones sobre el tema que se celebrarán el sábado en Ginebra, donde participará por primera vez Estados Unidos, pero reiteró que no suspenderá el enriquecimiento de uranio.

"Si comenzamos las conversaciones con una perspectiva constructiva y evitamos errores previos, entonces definitivamente podremos mantener una negociación viable", advirtió el negociador nuclear iraní Seid Yalili citado por la agencia ISNA.

Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, aseguró que Estados Unidos no ha cambiado las condiciones para las negociaciones con Irán al enviar al encuentro por primera vez a un representante, el subsecretario de Estado William Burns.

Yalili se reunirá mañana en Ginebra además con el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, y con representantes de las cinco potencias con poder de veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas más Alemania, el llamado grupo 5+1.

"No nos importa qué personas asistirán a las conversaciones. Lo único importante es qué postura adopten", comentó Yalili con respecto a la primera reunión oficial entre funcionarios estadounidenses e iraníes después de tres décadas de estancamiento diplomático entre ambas naciones.

"Debe estar claro para todos, Estados Unidos tiene una condición para iniciar las negociaciones con Irán", afirmó Rice a la prensa. Agregó sin embargo que la decisión refuerza que Estados Unidos desea resolver la disputa nuclear con Irán de forma diplomática.

Rice advirtió que Estados Unidos insiste en que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio y que esto es una condición previa para el inicio de negociaciones directas entre ambos países. Esta es la postura de Estados Unidos y seguirá siendo la posición de Estados Unidos.

Burns fue instruido para reiterar la posición norteamericana y no negociará con la delegación iraní.

Rice afirmó que Estados Unidos está abierto a mejorar las relaciones con Irán una vez que la comunidad internacional se asegure que las ambiciones nucleares de Teherán no incluyen el desarrollo de armas atómicas.

"Hemos sido muy claros, cualquier país puede cambiar de rumbo. Estados Unidos no desea enemigos permanentes", dijo Rice.

Aunque probablemente Irán no acepte la principal demanda del 5+1, la suspensión del programa de enriquecimiento de uranio, se espera que a cambio proponga nuevas salidas a la crisis.

Algunos analistas especulan con que Teherán pedirá a las potencias que reconozcan sus actividades nucleares a cambio de retomar el Protocolo Adicional del Organismo Internacional de Energía Atómica (OEIA), permitiendo así la llegada al país de sus inspectores y la contribución activa de Estados occidentales a sus proyectos nucleares.

También es posible que Irán ofrezca ayuda en los conflictos de Afganistán, Irak y los territorios palestinos. Otras especulaciones apuntan a un hipotético acuerdo para la suspensión temporal tanto del programa de enriquecimiento iraní como de las sanciones occidentales.

Estados Unidos cortó sus relaciones diplomáticas con Irán en 1980, tras el asalto de la embajada norteamericana en Teherán en 1979 y una toma de rehenes que duró 444 días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios