La India eleva el tono contra Pakistán y se muestra decidida a "actuar"

  • El ministro de Exteriores indio asegura que el país vecino se encuentra detrás de los atentados · Rice exige a Islamabad cooperación para completar la investigación con "urgencia y transparencia"

Una semana después de los atentados de Bombay, la India subió ayer el tono contra su vecino Pakistán y dio por hecho que se encuentra detrás de los atentados. "No hay duda de que el ataque terrorista en Bombay fue perpetrado por individuos que vinieron de Pakistán ni de que quienes los controlan están en Pakistán", aseguró el ministro de Exteriores indio, Pranab Mukherjee, durante una visita de su homóloga estadounidense, Condoleezza Rice.

"Las acciones que tomemos dependerán de la respuesta que recibamos de las autoridades paquistaníes, pero estamos listos", declaró Mukherjee, refiriéndose a la demanda formal de su país a Pakistán para que le entregue a veinte personas presuntamente vinculadas a los ataques.

Por su parte, Rice ofreció ayuda a la India para completar la investigación del atentado y exigió a Pakistán a hacer lo propio con "urgencia y transparencia".

La jefa de la diplomacia estadounidense, de visita en Nueva Delhi en un primer intento de mediación entre los dos Estados rivales en esta nueva crisis, sostuvo que todo país responsable debe contribuir a encontrar a los instigadores de los ataques. "Pakistán desempeña un papel esencial en garantizar que estos terroristas no puedan volver a operar", subrayó la ministra.

La India ha acusado al grupo Lashkar-e-Toiba (LeT), que lucha por la anexión de Cachemira a Pakistán y tiene su base en este país, del ataque que la semana pasada se cobró 188 vidas en Bombay.

El presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, puso el martes en duda que los autores de la masacre de Bombay sean paquistaníes y apuntó a "actores no estatales" como los responsables, al tiempo que descartó conceder extradiciones a la India.

El ministro Mukherjee dijo que su país está a la espera de la respuesta de Pakistán a sus reclamaciones para decidir su futuro curso de acción.

La India, aseguró, "hará lo que considere necesario para proteger su integridad territorial y la seguridad de sus ciudadanos".

Según insistió, su Gobierno está "determinado a actuar decisivamente" para proteger la vida de los ciudadanos "con todos los medios a su disposición".

En 2002, tras un ataque al Parlamento de Delhi atribuido al LeT, la India y Pakistán protagonizaron una larga crisis que a punto estuvo de enfrentarlos en una cuarta guerra.

Rice, en la rueda con el ministro Mukherjee, evitó responder a preguntas sobre la asistencia que EEUU podría dar a la India caso de que decida atacar las bases y campos de entrenamiento de los terroristas del LeT en Pakistán, una de las opciones con que especula la prensa.

La diplomática pidió continuar con la investigación y ver adónde conducen los hechos y juzgó "prematuro especular" sobre lo ocurrido en Bombay, al tiempo que ofreció la ayuda de la inteligencia estadounidense para la investigación de éste y prevención -aspecto en el que incidió constantemente- de otros atentados.

Rice destacó la "sofisticación" del ataque, aunque precisó que no estaba sugiriendo que "el autor sea Al Qaeda".

Mientras tanto, la Policía india encontró y desactivó dos artefactos explosivos en la estación de tren Chhatrapani Shivaji de Bombay, uno de los lugares atacados por los terroristas el pasado 26 de noviembre.

"Son parte del lote de artefactos explosivos que los terroristas llevaban la semana pasada" y que dejaron en la estación de Chhatrapani Shivaji tras la masacre, afirmó el jefe antiterrorista K.P. Raghuvashi. La policía aclaró que la situación "está bajo control" ya que un especialista desactivó los explosivos.

Por otro lado, decenas de miles de indios inundaron los aledaños del hotel Taj Mahal, epicentro de los ataques, con la bandera tricolor y cantando eslóganes contra Pakistán y la clase política india.

"Queremos acción, no resignación", rezaba una de las numerosas pancartas que portaban los manifestantes.

Hindúes, musulmanes, sijs e incluso extranjeros sujetaban velas en memoria de las víctimas de los ataque terroristas. "Queremos paz pero si Pakistán quiere luchar, venga, luchemos, uno contra uno, no por la espalda, nuestra gente está lista para ello", afirmó uno de los manifestantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios