Floja respuesta ultranacionalista en Belgrado a la detención de Karadzic

  • Apenas 9.000 personas, frente a las 100.000 que esperaba la organización, asisten a una protesta en la capital serbia de apoyo al genocida serbobosnio

Comentarios 1

Unas 9.000 personas, según estimaciones iniciales de la Policía, se congregaron ayer en el centro de Belgrado en protesta por el arresto del presunto criminal de guerra y ex líder serbobosnio Radovan Karadzic, convocadas por el ultranacionalista Partido Radical Serbio (SRS).

Según estimaciones policiales difundidas por la emisora B92, apenas 9.000 personas participaron en la protesta, mientras que la agencia serbia Beta informó que el número de asistentes era de unos 10.000.

La asistencia a la marcha, que comenzó a las 19:00, fue mucho menor de lo esperado por los organizadores, que habían anunciado que unas 100.000 personas tomarían parte.

Los congregados corearon el nombre de Karadzic y ofensas contra el presidente pro europeo de Serbia, Boris Tadic. La libertad para Serbia fue el lema de una protesta que, según el SRS, pretendía mostrar "la resistencia al régimen dictatorial de Boris Tadic".

Los manifestantes portaban banderas del Partido Radical Serbio y de Serbia, y pancartas con fotos de Karadzic y del líder de los radicales, Vojislav Seselj, quien es juzgado ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya.

El también opositor y nacionalista Partido Democrático de Serbia (DSS), del ex primer ministro Vojislav Kostunica, y su aliado Nueva Serbia (NS), de Velimir Ilic, expresaron su apoyo a la protesta.

La Policía serbia había desplegado grandes medidas de seguridad y reforzado la presencia de agentes en las calles para evitar incidentes.

Según la emisora de radio B92, antes del inicio de la protesta, los agentes inspeccionaron con perros la céntrica Plaza de la República para detectar si había explosivos.

La Policía protegió todas las instalaciones de importancia de la ciudad y los lugares en los que podrían producirse alteraciones del orden público. Numerosos agentes formaron varios cordones frente al departamento especial de crímenes de guerra del Tribunal de Belgrado, en cuyas dependencias penitenciarias se halla Karadzic.

Igualmente, se había fortalecido la seguridad en varias sedes diplomáticas, después de que el pasado febrero cientos de miles de personas protestaran contra la proclamación de la independencia de Kosovo, en una jornada en la que grupos violentos atacaron la Embajada de EEUU y otros países occidentales.

Tras la concentración en la Plaza de la República, durante la que expresaron sus exigencias a las autoridades, los radicales anunciaron una marcha de protesta por las calles de la capital, pero no precisaron la ruta.

Esta manifestación coincidió con la condena a siete serbobosnios a penas de entre 38 y 42 años de prisión por su implicación en la masacre de 8.000 musulmanes de Srebrenica (Bosnia) en 1995, en el primer proceso por genocidio ante la Justicia bosnia y uno de los casos por los que Karadzic tendrá que rendir cuentas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios