Un Ejército muy religioso

  • Un programa de las Fuerzas Armadas de Israel ha convertido al judaísmo a más de 3.000 soldados que eran discriminados por no pertenecer a la ortodoxia judía

Más de 3.000 soldados se han convertido al judaísmo en un programa del Ejército de Israel que busca abrirles la puerta a un país que lucha por su homogeneidad étnico-religiosa y resolver la discriminación de que son objeto.

Crisol de la sociedad israelí desde sus albores, los altos mandos militares han volcado todo su peso en una misión que, sin tener nada que ver en principio con las funciones del Ejército, aseguran que, incluso en el campo de batalla, se traduce en una mayor motivación. "Queremos reforzar el sentido de pertenencia, que entiendan qué significa estar aquí, por qué defienden al Estado de Israel", dice el mayor Hezi Reuven, comandante del programa Netiv, literalmente Senda.

Concebido en 2001, pero funcionando sólo en los últimos tres años, el programa está destinado a miles de jóvenes israelíes que la ortodoxia judía no considera de esta religión, al no tener madre de ese mismo origen.

Una parte son nacidos en Israel y la otra, mayoritaria, pertenecen al colectivo de 300.000 personas que llegaron de las repúblicas ex soviéticas en los años noventa del siglo XX y que las autoridades clasifican en el Registro Civil como "sin religión".

Unos ciudadanos que, a pesar de su nacionalidad israelí, se encuentran a diario con incontables obstáculos en la vida.

Hasta hace relativamente poco, estos israelíes no podían casarse en Israel -donde sólo existe el matrimonio religioso, no el civil- y de morir en el campo de batalla sus tumbas eran marginadas del resto de sus compañeros judíos en los cementerios militares.

La única alternativa de la que disponían era la de someterse a la monopolizadora ultraortodoxia, que para convertirles exige una sufrida y rigurosa observancia de preceptos y una exhaustiva vigilancia que transgrede las libertades más básicas.

"Los rabinos se te meten hasta en la nevera", se quejó recientemente una joven israelí de origen ruso que desde su niñez intentaba convertirse bajo los cánones ortodoxos. Finalmente descartó esa conversión por los titánicos esfuerzos que le requerían los rabinos durante casi tres años.

El programa del Ejército israelí, ampliamente criticado desde los círculos más ortodoxos, reduce el proceso a entre 11 y 15 semanas y se realiza en un marco "amigable", según el mayor Reuven.

En esta confluencia de intereses, el Ejército convoca todos los años a miles de reclutas y les ofrece la posibilidad de convertirse al judaísmo, en un programa que en su día dio sus primeros pasos con la bendición del entonces primer ministro, Ariel Sharon.

"Nosotros no entramos en razones, en cada reemplazo ofrecemos la posibilidad a los reclutas que responden a esa clasificación en el Registro Civil, y quien quiere la toma y quien no la deja", asegura el comandante sobre una obra proselitista que cuenta precisamente con mayor apoyo en los sectores laicos.

Este año, de los 4.000 soldados que recibieron la oferta, el 80% comenzó el curso más básico de orientación, que dura entre 7 y 11 semanas y en el que únicamente se les imparten clases de historia, geografía y cultura judías.

Los aspectos religiosos, a cargo de rabinos de diferentes corrientes y en los que el Ejército no entra, forman parte de dos seminarios quincenales cada uno, con un mes de reflexión entre cada fase para pensar si realmente quieren llegar hasta el final.

El proceso lo completaron este año 722 soldados, la cifra más alta desde que inició el programa.

"Nuestro Ejército fue concebido como un Ejército del pueblo y, por ello, no podemos ni debemos marginarnos de los problemas que aquejan a la sociedad", explica el mayor Reuven sobre la intromisión del estamento militar y del Estado en las creencias religiosas de sus ciudadanos.

Fue David B. Gurion, fundador del Estado de Israel, el que ordenó al Ejército enseñar hebreo a los inmigrantes, abriendo la puerta a las Fuerzas Armadas de participar en programas sociales y educativos, y también religiosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios