China envía buques de guerra a Somalia para combatir a los piratas

  • La misión naval, la primera en aguas internacionales desde el siglo XV, tiene como objetivo garantizar la seguridad de los barcos que atraviesan el Golfo de Adén

La Armada china movilizó ayer tres buques de guerra desde la isla de Hainan, en el sureste del país, hasta el Cuerno de África para unirse a la flota internacional que combate las acciones de los piratas somalíes. Se trata, según destacó ayer Pekín, del "primer despliegue naval chino en aguas internacionales desde el siglo XV".

El contraalmirante chino Du Jingcheng, jefe de la expedición, destacó a medios locales desde uno de los barcos de la misión, el destructor DDG-171 Haikou, que la tripulación, compuesta por 800 personas, 70 de ellos soldados de fuerzas especiales, tiene "plena confianza" en su labor de protección contra la piratería en el Golfo de Adén. El destructor DDG-169 Wuhan y el barco de avituallamiento Weishanhu completan la misión.

El primer objetivo de los buques es "garantizar la seguridad de los buques que pasan por el Golfo de Adén, principalmente petroleros chinos y con otras materias estratégicas como materias primas", señaló Du, también responsable de la flota del sur de China. El embajador de Somalia en China, Mohamed Ahmed Awill, manifestó por su parte a la cadena de televisión CCTV el agradecimiento de su país por este envío y prometió la cooperación con los buques del gigante asiático. "China es miembro del Consejo de Seguridad de la ONU y hace un esfuerzo colectivo para combatir la piratería, pues ya no es un problema de Somalia, sino internacional", añadió el embajador somalí en declaraciones a los medios de comunicación.

El máximo órgano de la ONU adoptó por unanimidad la semana pasada una resolución del Consejo de Seguridad instando a la comunidad internacional a adoptar un papel activo en la lucha contra el problema en aumento en la costa somalí, lo que ha motivado la presencia de navíos de guerra de Francia, Italia, Grecia, el Reino Unido y Alemania, entre otros países.

La presencia en aguas somalíes de China la situará como potencia marítima en una zona en la que intercambiaba hace seis siglos perlas, especias y sedas.

Después de que en el siglo XV la flota china explorara Asia y África bajo el mando del marino Zheng He, los barcos de guerra del país raramente volvieron a salir fuera de sus aguas, y en tiempos modernos centraron sus operaciones en sus aguas o en el Pacífico cercano, con alguna excepción y visitas de amistad a puertos extranjeros. Los navíos chinos que han partido hacia el Golfo de Adén están equipados con misiles, cañones y armas ligeras, según la agencia de noticias Xinhua.

El ataque a varios cargueros chinos en la zona de influencia de los piratas somalíes ha motivado, sin embargo, esta inusual operación de los barcos de guerra más allá del país asiático. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Liu Jianchao, reconoció que "el 20 % de los 1.265 navíos chinos que lo atravesaron sufrieron ataques de piratas en 2008". El último carguero chino atacado por piratas en el Golfo de Adén fue el Zhenhua 4, liberado el 17 de diciembre gracias a la intervención decidida de otros países.

En la actualidad, los piratas somalíes, que esquilman cualquier buque o petrolero que se acerca a sus dominios, retienen al mercante saudí Sirius Star a la espera de un rescate en una de las muchas operaciones de robo y secuestro que han llevado a cabo. Según el Buró Marítimo Internacional, los asaltantes atacaron en 2008 en el Cuerno de África hasta 110 barcos, y en 42 de los casos con éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios