Chávez invoca la reforma para perpetuar indefinidamente su poder

  • El líder venezolano celebra sus diez años en el cargo con el afán de gobernar otra década apelando a la enmienda, derrotada en 2007, que propiciaría su reelección ilimitada · La oposición habla de "régimen"

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, celebró la noche del pasado sábado sus 10 años en el poder pidiéndole a sus seguidores que apoyen la enmienda constitucional que le permitiría ser reelegido indefinidamente. Ante un público que se había concentrado en los alrededores del Palacio Miraflores desde primeras horas de la tarde, el mandatario venezolano dijo que esa enmienda constitucional "debe activarse inmediatamente con el mayor apoyo del pueblo recogiendo firmas en todos los ámbitos".

Chávez indicó que esa decisión se acordó tras una larga reunión de la cúpula del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y justificó la propuesta en que la reelección indefinida es necesaria para cumplir el proceso de la revolución bolivariana. El mandato de Chávez vence en 2012 y el dirigente suramericano busca la fórmula para continuar otro periodo, de 2013 a 2019.

Para ello, el mandatario y su partido (PSUV) han propuesto una enmienda constitucional que elimine los límites de los periodos presidenciales y, de este modo, asegure su permanencia en el poder hasta 2021, cuando su proyecto socialista "haya finalizado".

En 2007, Chávez perdió el referéndum para reformar la Constitución en la que ya se contemplaba que pudiera ser reelegido de forma vitalicia. No obstante, el líder venezolano puede convocar un nuevo referéndum si es capaz de juntar 2,5 millones de firmas, o si la petición cuenta con el apoyo del 30% de la Asamblea Nacional, de mayoría chavista. La Asamblea sería la encargada de redactar la enmienda constitucional y dejarla a punto para una eventual consulta en febrero, tal y como desea Chávez. El Consejo Nacional Electoral (CNE) se encargaría de llamar a la consulta 30 días después de recibir la propuesta, y ya ha adelantado que tiene capacidad técnica para que ese referéndum se celebre en febrero.

En el discurso que lanzó a sus partidarios en los aledaños del Palacio Presidencial, teñido de rojo por las banderas del PSUV, proclamó que "estaré aquí hasta que Dios quiera y el pueblo mande". "Vamos a celebrar esta Navidad en campaña por la enmienda y con la consigna ¡Uh, ah, feliz Navidad; uh, ah, Chávez no se va!", gritó a coro con sus simpatizantes.

Horas antes de la fiesta oficial, los partidos de la oposición expresaron formalmente su rechazo a esa enmienda pero manifestaron su confianza en que la derrotarán "en las calles y en las urnas". "No, presidente, catorce años son suficientes", subrayaron en un comunicado, en el que condenaron las "ambiciones ilimitadas de poder" de Chavez que, a falta de cuatro años para que concluya su mandato, se ha autoproclamado "precandidato" a las elecciones de diciembre de 2012.

La oposición recordó que la reelección sin límites ya fue rechazada hace un año pero aclaró que, "si las instituciones no funcionan y permiten" que la propuesta sea votada de nuevo, está dispuesta a hacerla frente y "derrotarla con los votos de la gran mayoría de los venezolanos".

Los opositores tildaron la maniobra de Chávez para seguir ilimitadamente en el poder de "antidemocrática, inconstitucional, contraria al interés nacional y que trata de implantar un régimen militarista y autoritario que persiga a todo el que piense diferente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios