Bush insiste en que la decisión de invadir Iraq fue la correcta

  • El presidente estadounidense advierte a Irán que, aunque la vía diplomática es la preferida para tratar la cuestión nuclear, "todas las opciones están sobre la mesa"

La decisión de ir a la guerra en Iraq "fue la correcta", afirmó ayer el presidente de EEUU, George W. Bush, después de que en una entrevista a The Times admitiera que a veces usó el tono erróneo para explicar las razones de la invasión del país en marzo de 2003.

En una rueda de prensa con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente estadounidense aseguró que no lamenta en absoluto su decisión de ir a la guerra. "El derrocamiento de Sadam Husein fue algo bueno", agregó Bush, quien no obstante había expresado su arrepentimiento por haber usado expresiones como "vivos o muertos" o "a por ellos" en sus explicaciones para justificar la guerra.

En una entrevista que publicó ayer el diario The Times, Bush admite que algunas frases que utilizó en su día como "a por ellos" o atraparlos "muertos o vivos" hicieron creer a muchos que "no era un hombre de paz".

Bush dejó claro que EEUU no busca bases permanentes en Iraq sino un acuerdo con las autoridades iraquíes para el establecimiento de una presencia militar y diplomática en el país una vez expire el mandato de la ONU, a finales de este año.

"Creo que acabaremos con un acuerdo estratégico en el país árabe", declaro.

Por otro lado, el presidente norteamericano lanzó una fuerte ofensiva diplomática para dejar claro a Irán que, además de incentivos, también hay sanciones si no accede a las demandas de la comunidad internacional.

Hasta ahora, la ONU ha impuesto sanciones, la mayoría de ellas simbólicas, recogidas en tres resoluciones diferentes, pero Irán ha continuado adelante con sus actividades atómicas.

"Nuestra posición es que debemos reforzar las sanciones que ya existen y deberíamos colaborar con nuestros aliados para aplicar sanciones adicionales si los iraníes optan por seguir haciendo caso omiso de las exigencias del mundo libre", declaró Bush.

Aunque por el momento la opción preferida es la vía diplomática, "todas las opciones están sobre la mesa", explicó.

Bush elevó así un grado su retórica sobre la disputa, después de que la jornada anterior, en la cumbre UE-EEUU en Eslovenia, aludiera sólo a nuevas sanciones y evitara pronunciar esa frase en particular.

Por su parte, Merkel se mostró más conciliadora, al afirmar que "queremos dar a la vía diplomática una oportunidad para funcionar, pero es una cuestión que debemos resolver".

Si Teherán no accede, "habrá que aplicar nuevas sanciones", dijo, en un eco de la declaración suscrita en Eslovenia el martes entre la UE y EEUU.

La canciller alemana expresó su preferencia por sanciones dentro del paraguas de la ONU, pues "mientras más países las apliquen, más efectivas serán", pero no descartó iniciativas unilaterales de la UE, como medidas en el sector bancario.

Por su parte, si el presidente de EEUU elevó el tono retórico, su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad le aceptó el órdago y le contestó del mismo modo.

Ahmadineyad consideró que "los enemigos" de Teherán "son incapaces" de actuar para suspender el programa nuclear iraní que, dijo, "continuará", y confió en que la República Islámica "saldrá victoriosa".

En su opinión, "Bush no puede dirigir ni una bofetada al pueblo iraní, ni dañar un palmo de nuestro territorio", dijo el presidente iraní.

En la rueda de prensa de ayer, Bush y Merkel abordaron, además de la cuestión iraní, asuntos como Afganistán, Oriente Próximo o la necesidad del éxito de las negociaciones comerciales de la ronda de Doha.

Merkel aludió a las subidas en los precios de los alimentos y de la energía para declarar la necesidad de promover nuevas tecnologías para los biocombustibles que no provoquen una "competición" con los cultivos destinados a la alimentación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios