Bush se despide de Karzai con garantías de apoyo de la próxima Administración estadounidense

  • El aún presidente de EEUU subraya en Afganistán que es importante colaborar con Pakistán para ahogar a Ben Laden y sus colaboradores.

Comentarios 1

Tras su visita a Iraq, marcada por el incidente de los 'zapatos', el presidente saliente estadounidense, George W Bush, realizó una visita sorpresa a Afganistán de unas horas para despedirse del presidente del país, Hamid Karzai, y reunirse con las tropas de Estados Unidos desplegadas en la región, y que encabezan la lucha contra los talibanes, que están resurgiendo. En ese encuentro, Bush le prometió a Karzai que va a poder contar con la Administración Obama igual que pudo contar con la suya, y que el nuevo presidente enviará más tropas cuando acceda al cargo. Durante una rueda de prensa posterior al encuentro, el presidente estadounidense afirmó también que es importante colaborar con Pakistán, para así presionar más a Ben Laden y sus más cercanos colaboradores de Al Qaeda, que se esconden en esa región, que se encuentra al margen de la ley.

"Al igual que han podido contar con esta Administración, podrán contar con la próxima", anunció George Bush en la rueda de prensa posterior al encuentro con el presidente afgano Karzai, al que le aseguró que "podrá contar con Estados Unidos". Bush viajó en secreto desde Bagdad a Kabul, donde el 'Air Force One' aterrizó en medio de grandes medidas de seguridad, y donde le esperaba una carpa gigante en la que le esperaban cientos de soldados, que le saludaron con vítores. "Estoy seguro de que tendremos éxito en Afganistán porque nuestra causa es justa", les dijo el presidente.

Bush, que ya ordenó un aumento de tropas en Afganistán, mostró durante la rueda de prensa su respaldo a la promesa realizada por el próximo presidente Barack Obama de aumentar las tropas después de asumir el cargo, el próximo 20 de enero. Obama ha prometido que Afganistán será una prioridad para él, asegurando que su antecesor se ha equivocado prestándole tanta atención a la impopular guerra de Iraq, y no dando a Afganistán el apoyo que merece. "Yo quiero que tenga éxito, y creo que lo hará bien", dijo Bush en referencia a su sucesor. "Yo espero que ustedes vean más tropas estadounidenses aquí tan pronto como sea posible, en las partes del país que están siendo impugnadas por los talibanes", afirmó Bush.

Sin embargo, Bush destacó que se ha avanzado mucho en algunos terrenos desde que su país envió tropas a Afganistán, destacando todos los hospitales, carreteras y escuelas que se han construido desde 2001, cuando Estados Unidos derrocó a los talibanes del poder por su relación con Al Qaeda. Por el contrario, un periodista le apuntó que Estados Unidos no pudo cumplir las promesas de seguridad que había realizado, a lo que Bush le respondió que él nunca dijo que los talibanes fueran a ser eliminados, sino que serían "retirados del poder", y recordó que los milicianos "son letales y difíciles".

Por otro lado, el presidente saliente estadounidense recordó que para su país es muy importante seguir trabajando con Pakistán, para poder presionar a los miembros de Al Qaeda que se esconden a lo largo de la frontera entre ambos países, entre los que podrían encontrarse el propio Ben Laden y muchos de sus lugartenientes. "Si Pakistán es un lugar desde el que se sientan cómodos para atacar, va a ser difícil tener éxito en Afganistán", explicó Bush, que añadió que "cuanto mayor sea la colaboración entre ambos países, más fácil será controlar la zona". 

En la que supone su segunda visita a Afganistán, Bush afirmó que "es evidente que hay violencia", pero explicó que esto es debido a que "ahora" están poniendo tropas "en lugares donde antes no las había". En la actualidad hay más de 65.000 soldados en Afganistán, de los cuales 32.000 son estadounidenses. Esta cifra será aumentada en los próximos meses, pues el General estadounidense David McKiernan, comandante de las tropas en el país, solicitó al menos cuatro nuevas brigadas y unidades de apoyo, lo que supone unos 20.000 soldados. Muchas de esas tropas llegarán desde Iraq, donde hay desplegados unos 150.000 estadounidenses, y que debido a la mejora de la situación, irán destinándolos al nuevo destino. 

Por su parte, el presidente Karzai dijo que el pueblo afgano no se puede permitir que los Estados Unidos y la comunidad internacional abandonen el país, hasta que al menos sean lo suficientemente fuertes como para defender Afganistán por sí mismos, y hasta que mejore la economía. Por último, se permitió bromear sobre los billones y billones de dólares que la Administración Bush les debe dar, a lo que el presidente estadounidense respondió que "debe darse prisa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios