Brown rechaza fijar un "calendario artificial" para la salida de Iraq

  • El primer ministro británico se reúne con su homólogo iraquí en una visita sorpresa al país árabe

El primer ministro británico, Gordon Brown, señaló ayer en Bagdad que tiene intención de ordenar la retirada de la tropas de su país que quedan en Iraq si mejora la situación de seguridad en el país árabe.

En una rueda de prensa en la Embajada británica en la capital iraquí, Brown señaló que su intención es "reducir el número de tropas en el sur de Iraq". "Esta retirada está relacionada con la mejora de la situación de seguridad sobre el terreno y con el progreso de las tropas iraquíes", agregó. Asimismo, reiteró su negativa a establecer "un calendario artificial" para la salida del país del Golfo Pérsico.

El premier británico llegó ayer a Iraq en la que es su tercera visita al país desde que sucediera en el cargo a Tony Blair, en junio del año pasado. Este viaje tiene como objetivo supervisar la situación antes de la comparecencia sobre Iraq que protagonizará el martes en la Cámara de los Comunes

Tras reunirse con su homólogo iraquí, Nuri al Maliki, y con otras autoridades locales, Brown voló a Basora, 550 kilómetros al sur de Bagdad, para inspeccionar sobre el terreno la situación de los soldados británicos en la zona.

El Reino Unido, principal aliado de EEUU en la invasión de Iraq en marzo de 2003, mantiene 4.100 efectivos militares en el país, confinados en una base militar cercana al aeropuerto internacional de Basora. Las tropas británicas cedieron el control de la seguridad al Ejército iraquí en esa provincia en diciembre pasado.

El mando militar británico quería proceder, según algunas informaciones, a la retirada de unos 1.500 soldados, pero ese plan se frustró tras la violencia que estalló en marzo en Basora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios