Brown consigue por la mínima el apoyo a su medida antiterrorista

  • La Cámara de los Comunes aprueba por 9 votos de diferencia el aumento del periodo de detención sin cargos de sospechosos de terrorismo de 28 a 42 días

El primer ministro británico, Gordon Brown, se salvó por muy poco de sufrir una humillante derrota en la Cámara de los Comunes, que adoptó ayer con un escaso margen un polémico proyecto de ley antiterrorista.

El voto en la Cámara de los Comunes extendiendo de 24 a 42 días el periodo de detención sin cargos de sospechosos terroristas fue muy reñido, con 315 diputados a favor y 306 en contra de esa medida, que sus críticos estiman erosionará las libertades civiles y los derechos humanos.

Esta victoria da un respiro al primer ministro británico cuyo liderazgo está en entredicho tras varias decisiones impopulares y los desastrosos resultados que obtuvo en las últimas municipales.

La escasa mayoría de nueve votos confirma la amplia oposición a este proyecto de ley, que deberá ahora pasar a la Cámara Alta del Parlamento británico: los Lores, donde la votación será también muy reñida.

El Gobierno de Brown logró ganar el voto en la Cámara de los Comunes después de multiplicar sus presiones sobre los diputados laboristas y haber hecho concesiones y ofertas para ganarse a los rebeldes.

El Partido Laborista tiene una mayoría teórica de 65 diputados en la Cámara de los Comunes. Pero ayer, 37 de los representantes de este partido desafiaron la línea impuesta por su formación y votaron con la oposición, rechazando extender el periodo de detención sin cargos a sospechosos terroristas.

Ésta es la rebelión más fuerte contra Brown en el Parlamento desde que asumió el poder, a finales de junio del año pasado, señalaron fuentes parlamentarias.

Un diputado laborista, Austin Mitchell, dijo que había planeado votar en contra de la extensión del periodo de detención a 42 días, pero que decidió respaldar al Gobierno para "salvar a Gordon Brown para la nación". "Lo apoyo y creo que estaría rumbo a la salida si hubiese perdido esta votación", dijo el diputado a la cadena Sky News.

La votación se esperaba tan ajustada que el ministro británico de Relaciones Exteriores, David Miliband, regresó a Londres antes de lo previsto de una gira por Oriente Próximo, para participar en la votación, y a diputados enfermos se les exigió desplazarse a la Cámara de los Comunes, afirmaron ayer fuentes de la cadena británica BBC.

Para asegurarse el apoyo de los suyos, el Gobierno hizo importantes concesiones en relación a la ley, como garantizar salvaguardas parlamentarias y judiciales a la aplicación del nuevo plazo de detención y prometer indemnizaciones a los sospechosos que resulten exonerados.

Ya intentó algo parecido el predecesor de Brown en Downing Street, Tony Blair, quien sufrió una severa derrota en el Parlamento cuando intentó elevar el plazo de detención sin cargos a 90 días, después de los atentados contra el sistema de transporte de Londres el 7 de julio de 2005.

Brown insistió nuevamente ayer en la complejidad de las nuevas tramas terroristas, alegando que ello justificaba el alargamiento del plazo de detención sólo en casos "graves y extraordinarios".

El voto en los Comunes se registró en momentos en que el apoyo al Partido Laborista está por los suelos, según reveló una encuesta publicada esta semana por el diario The Times.

El sondeo señala que los laboristas de Brown cuentan con un 25% de las intenciones de voto, lo que los sitúa un 20% detrás de los conservadores encabezados por David Cameron, que han seguido ganando apoyo y cuentan ahora con un 45% de las intenciones de voto, 5% más que el mes pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios