Brown confirma en Bagdad que la misión británica acabará el 31 de mayo

  • El primer ministro anuncia, en una visita sorpresa a Iraq, que las tropas del Reino Unido completarán su retirada en julio · El jefe del Gobierno ofrece hoy los detalles del repliegue en la Cámara de los Comunes

El primer ministro británico, Gordon Brown, anunció ayer durante una visita a Iraq que las tropas británicas se retirarán del país árabe a finales de julio de 2009, tras concluir su misión el próximo 31 de mayo. "Las tropas británicas, presentes actualmente en el país, finalizarán su misión el 31 de mayo y completarán su retirada dos meses después de la finalización de la misión", explicó Brown en una rueda de prensa ofrecida en Bagdad con su homólogo iraquí, Nuri al Maliki. Por su parte, Al Maliki puntualizó que en el acuerdo alcanzado con el Reino Unido hay un artículo "que permite al Gobierno iraquí extender la presencia militar británica en el país, si es necesario".

En la actualidad, el Reino Unido mantiene a unos 4.100 militares confinados en una base militar a 20 kilómetros al oeste de Basora, en el sur de Iraq, tras ceder el control de la seguridad de la provincia del mismo nombre a las fuerzas iraquíes el año pasado.

El premier británico llegó ayer a Bagdad en una visita sorpresa en la que, además de entrevistarse con Al Maliki, se reunió con los dos vicepresidentes iraquíes: el suní Tarek al Hashemi y el chií Adel Abdel Mahdi.

Poco después de su encuentro, Brown y Al Maliki confirmaron en un comunicado conjunto lo que ya se había anunciado desde Londres el pasado día 10: el fin de la misión de los soldados británicos en Iraq en el primer semestre de 2009. "La labor llevada a cabo por las tropas británicas [en Iraq] se dirige a un final. Estas tropas acabarán su misión en la primera mitad de 2009 y abandonarán el país", afirmaba la nota, que no daba más detalles.

En la posterior rueda de prensa, Brown, tras precisar las fechas, se comprometió a ofrecer más datos sobre la retirada hoy en la Cámara de los Comunes de su país. Además, explicó que, antes de abandonar Iraq, los soldados de su país tendrán que cumplir cuatro objetivos: "Entrenar a las fuerzas iraquíes, transformar el aeropuerto militar de Basora en uno civil, contribuir al desarrollo de la economía de Basora y ofrecer apoyo para las elecciones provinciales iraquíes del próximo 31 de enero", agregó.

Asimismo, el primer ministro británico alabó la tarea desarrollada por los integrantes de los efectivos del Reino Unido "por convertir Iraq en un lugar mejor". Por otro lado, Brown pidió la liberación de cinco rehenes británicos, secuestrados desde mayo de 2007 en el país árabe.

La que es la cuarta visita a Iraq del premier británico desde que accediera al cargo en junio de 2007, relevando a Tony Blair, se producía un día después de que el Ejecutivo iraquí aprobara un proyecto de ley que establece un periodo de siete meses para la retirada definitiva de las tropas multinacionales presentes en Iraq.

El texto, que incluye a las fuerzas británicas, pero no a las estadounidenses, fija un plazo de cinco meses para el repliegue de los cuerpos de combate y dos meses adicionales para la retirada definitiva de todo el personal militar, aunque se desconoce la fecha de inicio de su aplicación.

La visita de Brown se celebraba después de que el presidente de EEUU, George W. Bush, viajara a Bagdad el domingo para ratificar el pacto de seguridad entre su país e Iraq, que establece la retirada de los soldados norteamericanos antes del año 2012. Precisamente, a finales de este mes expira el mandato concedido por el Consejo de Seguridad de la ONU a las fuerzas extranjeras ocupantes en Iraq, que convertía en legal su presencia en el país árabe.

Por otro lado, al menos nueve iraquíes, dos de ellos policías, murieron y otras 43 personas resultaron heridas ayer en un atentado con coche-bomba perpetrado en el centro de Bagdad, coincidiendo con la visita de Gordon Brown, según confirmó el Ejército estadounidense. Tres edificios de este barrio residencial de Al Mustansiriya están ocupados por la Policía a cargo del cobro de las multas y del depósito de coches, motivo por el cual es un lugar muy concurrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios