Bélgica sigue paralizada en su búsqueda de un nuevo Ejecutivo

  • El país continúa a la espera de una propuesta y un nombre que encabecen el Gobierno

Comentarios 1

El rey de Bélgica, Alberto II, no se entrevistó en la tarde de ayer con ningún líder político para buscar una solución a la crisis tras la dimisión del Gobierno, como había anunciado la Casa Real. Bélgica sigue, por tanto, después de tres días de negociaciones, a la espera de una propuesta definitiva y un nombre concreto para el cargo de primer ministro.

Los analistas indican que el hecho de que "no se haya visto movimiento" a las puertas de la residencia real no significa que no haya habido contactos telefónicos, pero dicen no estar seguros de cómo interpretar la ausencia de visitas. Estaba previsto que el Rey recibiese a los viceprimeros ministros y a la persona a la que propondría conducir el nuevo Ejecutivo.

De momento, es el actual presidente del Congreso, Herman Van Rompuy, el que parece contar con más apoyos para liderar el nuevo Ejecutivo.

En una entrevista para la televisión privada RTL, el ministro de Finanzas, Didier Reynders, afirmó que si el Partido Democristiano Flamenco (CD&V) -que lidera la coalición gubernamental- apoya a Van Rompuy "hay una mayoría que respaldaría la decisión". Reynders se mostró dispuesto a asumir el mando si se lo pide el rey, pero desconfió de esa posibilidad porque existe hostilidad hacia un primer ministro francófono.

No obstante, la agencia Belga aseguró que si bien la continuación de Leterme la rechazan todas las fuerzas políticas -a excepción de su propio partido (CD&V) y los liberales flamencos (VLD)-, aún no se dispone de un candidato claro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios