Bélgica busca una vía para salir de su crisis de Gobierno

  • El rey Alberto II, que aún no ha aceptado la dimisión, se reúne con los líderes políticos

Bélgica sigue buscando una solución a la crisis política desatada el viernes por la dimisión en pleno del Gobierno, acusado de presionar al poder judicial para influir en su decisión de suspender la división y venta del grupo bancario y de seguros Fortis.

El Rey de Bélgica, Alberto II, de quién formalmente depende la decisión final, no ha admitido aún la dimisión, por lo que en teoría el Ejecutivo sigue en funciones, aunque en la práctica ayer se suspendieron todas las reuniones previstas que no tuviesen que ver directamente con la crisis política.

El soberano mantiene desde la noche del viernes reuniones con los líderes políticos del país para intentar poner fin a la incertidumbre lo antes posible. A mediodía de ayer se entrevistó con el ministro de Justicia, Jo Vandeurzen, que fue el primero en renunciar al cargo, y posteriormente se reunió con los presidentes del Congreso, Herman Van Rompuy, y del Senado, Armand De Decker. Más tarde recibió a los líderes de los cinco partidos que forman la coalición gubernamental -el liberal francófono Didier Reynders (MR) y el flamenco Bart Somers (Open VLD); el socialista francófono Elio Di Rupo (PS); la democristiana francófona Joelle Milquet (CDH) y la flamenca Marianne Thyssen (CD&V)-, con los que ya se había entrevistado la noche del viernes.

El contexto de crisis económica actual y la necesidad de cerrar decisiones sobre cuestiones urgentes -desde los presupuestos para 2009 hasta el discurso de Noche Buena del Rey- hacen pensar a los analistas que se adoptará una solución provisional rápida.

Según la radiotelevisión pública RTBF, lo más probable parece que Alberto II opte por mantener la base del Gobierno actual y designar un primer ministro de transición hasta las elecciones regionales del próximo junio, pero de momento ninguna de las hipótesis ha sido confirmada.

Entre los posibles candidatos al puesto aparecen nombres como el del presidente de la Cámara de Diputados, el ex primer ministro belga Jean-Luc Dehaene e incluso el predecesor de Leterme, el liberal flamenco Guy Verhofstadt.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios