América Latina decide 'independizarse' de la tutela política de EEUU

  • Los 33 países latinoamericanos y del Caribe presentes en Brasil deciden crear un organismo permanente sin Washington · El 'patio trasero' comienza a buscar su independencia regional

Comentarios 3

Las cuatro cumbres celebradas en Brasil en apenas día y medio concluyeron con un acuerdo para crear y que funcione en 2010 la Unión de América Latina y el Caribe (CALC), un nuevo organismo que pretende afianzar la independencia regional.

La decisión de crear esa Unión de América Latina y el Caribe, en la que no tendrán cabida Estados Unidos ni Canadá, se adoptó en la cita de la CALC, convocada por el presidente brasileño y anfitrión, Luiz Inácio Lula da Silva.

El objetivo, según explicó el presidente de México, Felipe Calderón, es que la Unión comience a funcionar plenamente a principios de 2010, coincidiendo con las celebraciones del bicentenario de la independencia de la mayoría de los países de la región.

Calderón dijo que ese organismo multilateral englobará a todos los países de América, desde el río Bravo hasta la Patagonia, y contará con una estructura y funciones permanentes. Lo que quedó claro es que América Latina y el Caribe envían señales a Washington de que las cosas han empezado a cambiar en lo que durante décadas ha sido llamado el patio trasero de Estados Unidos.

Por su parte, Lula da Silva logró reunir en el balneario de Costa do Sauípe a los 33 países de América Latina y el Caribe para discutir la integración regional y la crisis financiera, entre otros asuntos, pero en ésa y otras reuniones fue evidente que la relación entre el vecindario no es de las mejores.

Para nadie pasó inadvertido el retraso con el que el presidente venezolano, Hugo Chávez, llegó el lunes pasado al lugar de la reunión, y que no asistió a la Cumbre del Mercosur, pese a que su país está en proceso de incorporación plena al bloque.

El líder venezolano fue el último en presentarse en Costa de Sauípe, actitud que algunos diplomáticos interpretaron como un desaire a Lula, cuyo liderazgo regional y cercanía con el presidente cubano, Raúl Castro, también aliado de Chávez, parecen incomodarle.

"Sin duda Brasil ejerce un liderazgo importante. Pero no se trata de que haya un líder en la región. Se trata de un conjunto de liderazgos", aseguró Chávez a los periodistas.

Para el diplomático Marcos Azambuja, Brasil no está buscando el liderazgo que parece incomodar a Chávez y atribuye el malestar al carácter del mandatario venezolano.

"Chávez es un hombre difícil de interpretar. Es una persona que tiene un sentido teatral y siempre está buscando la audiencia, el público. No es un interlocutor, sino alguien que gesticula para la opinión publica internacional", dijo Azambuja, que fue secretario general de la cancillería brasileña y embajador en París y Buenos Aires.

El gobernante, que en las cumbres de estos dos días no estuvo tan cercano a Lula como en otras citas, muestra más sintonía con el ala más "rebelde" que ha surgido en la izquierda latinoamericana, representada por el boliviano Evo Morales, el ecuatoriano Rafael Correa, el nicaragüense Daniel Ortega y más recientemente por el paraguayo Fernando Lugo.

Evo Morales, Rafael Correa y Fernando Lugo, aunque intentaron mostrarse afables con el anfitrión en las cumbres de Costa de Sauípe, han cuestionado algunos puntos de la relación económica con Brasil. El presidente boliviano ya puso en jaque a la petrolera estatal brasileña Petrobras en mayo de 2006 con la nacionalización de los hidrocarburos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios